Seguidores

viernes, 9 de abril de 2021

Corn dogs, los perritos empanados norteamericanos {Reto CocinArte}

     Hoy es mi cumpleaños y este año tampoco lo voy a poder celebrar realizando un viaje. Bueno, quizás no físicamente pero, no me voy a resignar y, me voy a ir bien lejos, aunque sólo sea de manera virtual. Así que, si os queréis venir conmigo, preparar vuestras maletas que el avión está a punto de despegarcon destino a Nueva York. Y, para reponernos de tan largo vuelo, nada mejor que pararnos a comer algo rico, y muy típico de estos lares, en el primer carrito de comida callejero que encontremos. Allí veo que asoma uno, en aquella esquina... Al abordaje!! Vamos a meternos unos icónicos par de perritos entre pecho y espalda, pero no cualquier perrito sino unos riquísimos corn dogs


    Los corn dogs son salchichas de frankfurt clavadas en un palo, recubiertas por una masa de pan de maíz, y fritas en aceite muy caliente. Normalmente van acompañadas, para mojar en ellos, de los típicos kétchup y mostaza dulce. Aunque comenzaron a popularizarse en 1942 en Texas, los primeros que se sirvieron clavados en un palo tardaron varios años en hacer su aparición, en Springfield (Illinois) en 1946. (Fuente : Wikipedia)


    Con nuevas fuerzas retomadas nos vamos haciendo caminito para visitar el Flatiron Building, uno de los más espectaculares y emblemáticos rascacielos con los que cuenta esta ciudad, que es precisamente la obra propuesta por María para el reto CocinArte de este mes. Este edificio de 87 metros de altura fue construido en 1902 por el arquitecto Daniel Hudson Burnham. Aunque en su origen su nombre era Fuller Building, en honor al fundador de la empresa que lo construyó y que falleció dos años antes de su finalización, con el tiempo acabó denominándose con el apodo con el que se le conocía desde el principio, Flatiron Building, debido a que su planta en forma de cuña recordaba a unas planchas domésticas famosas por entonces.


    Ingredientes :

  • 10 salchichas de frankfurt
  • 80 g de harina
  • 65 g de harina de maíz
  • 1 cucharada de azúcar
  • 1 cucharadita de levadura química
  • 1/4 de cucharadita de sal
  • 120 ml de leche
  • 1 huevo M
  • 1 cucharada de miel
  • Aceite para freír

     En un bol mezclar las harinas, el azúcar, la levadura y la sal. Cortar las salchichas a la mitad de su longitud y, por la parte cortada, insertar un palo de brocheta en cada trozo. Reservar.

    Batir la leche, los huevos y la miel hasta que la mezcla esté uniforme. Hacer un huevo en el centro del los ingredientes secos y verter dentro la mezcla de los líquidos. Batir durante unos 5 minutos hasta que la mezcla esté homogénea y haya montado ligeramente. Echar la mezcla en un tarro largo y estrecho, yo utilicé un vaso de cubata, sin llenarlo por completo.

    Poner a calentar el suficiente aceite, en una sartén donde quepan bien las brochetas, para que llegue a cubrirlas por completo. Cuando esté bien caliente, ir bañando las salchichas, de una en una, en la mezcla preparada anteriormente. Dejar escurrir un poco y freír en el aceite caliente procurando que se doren de manera uniforme, entre 3 y 5 minutos dependiendo del grosor de las salchichas. Dejar sobre papel absorbente, para retirar el exceso de grasa, en un sitio caliente para que no se enfríen. No freír muchas a la vez para evitar que se toquen y se queden pegadas unas a otras. Repetir el proceso hasta terminar con todas las brochetas de salchicha. 

    Servir de inmediato acompañadas de kétchup y mostaza dulce... o con la salsa que os apetezca y más os guste.

    Fuente : Adaptada de Homemade Hooplah

2 comentarios:

Marga dijo...

Me encantan. ♥️

La cajita de Nieves y Elena dijo...

Vivi no los conocía, pero tienen que estar buenísimos los perritos dentro de ese pan.

Bss

Elena