Seguidores

viernes, 23 de septiembre de 2022

Brownie cheesecake de café

    Hoy es el primer día de otoño y, después de tantísimo calor que hemos tenido este año, la verdad que apetecía, y mucho, que se instalara entre nosotros. Es cierto que las temperatura han ido descendiendo ya desde hace unos días así que ya tocaba celebrar el inicio de estación por todo lo alto ¿no os parece? Y eso sólo puede querer decir que (redoble de tambores) retomamos la temporada de encender el horno, jejjeje.

    Viendo que estamos en plena hora de la merienda no se me ocurre nada mejor que traeros una pequeña exquisited que reúne varios de mis vicios confesables : brownie, cheesecake y café, ahí es ná.

    Ingredientes :

    Para el brownie

  • 200 g de chocolate con leche
  • 100 g de mantequilla
  • 110 g de azúcar moreno
  • 2 huevos L
  • 90 g de azúcar moreno
  • 1 pizca de sal
  • 60 ml de café bien fuertecito
    Para el cheesecake

  • 150 g de queso mascarpone
  • 45 g de azúcar glass
  • 1 cucharadita de vainilla en pasta
  • 1 yema de huevo L
  • 90 g de nata para montar

    Calentar el horno a 180ºC, con calor de arriba-abajo. Forrar un molde rectangular con papel de horno y reservar.

    Fundir el chocolate junto a la mantequilla en el microondas a pequeños golpes removiendo entre cada uno de ellos. Cuando estén totalmente fundidos, añadir el azúcar y remover hasta integrar.

    Agregar los huevos de uno en uno, batiendo con las varillas manuales. Verter el café e integrar. Echar la harina tamizada y la sal y, con ayuda de una lengua pero sin trabajar demasiado, remover la masa, con movimientos envolventes, hasta que esté totalmente uniforme. Volcar la masa en el molde y extender sobre la superficie.
    Batir los ingredientes de la cheesecake hasta que tenga una textura fina y homogénea. Repartir por encima de la masa de brownie y, con la ayuda de la punta de un cuchillo, ir haciendo remolinos a través de la mezcla de queso para que se hunda un poco en la masa de brownie.

    Meter al horno durante unos 40 minutos hasta que esté cuajado. Dejar enfriar en el horno, por lo menos un par de horas, de esta manera no se rajará la superficie. 

    Sacar del horno y terminar de enfriar sobre una rejilla. Cuando esté frío por completo desmoldar, trocear y ya podréis prepararos para disfrutar de lo lindo. 

    No sé a vosotros que os parecerá pero yo soy totalmente adicta a esta delicatessen.

viernes, 16 de septiembre de 2022

Ensalada César : original y moderna

    Parece que no quiera acercarse el final del verano. Aunque han bajado ligeramente las temperaturas, después de un par de días de cielos plomizos y algún que otro chubasco que ni siquiera ha llegado a mojar por completo el suelo, de nuevo el sol luce con todo su esplendor en lo alto del cielo y vuelve a hacer calor.

    Eso se traduce en que todavía apetece llegar a casa y encontrar algo fresquito para comer o cenar y, como este verano no había habido ninguna entrada de ensalada, hoy os traigo ensalada por partida doble; aunque en realidad se trata de la misma pero en dos versiones distintas.

    Pero, antes de empezar a cocinar, vamos a ver el origen de esta famosa ensalada ¿no os parece? 

    Seguro que cuando Caesar Cardini y su familia emigraron, desde Milán a Tijuana, no se imaginaban que uno de los platos de su restaurante se haría famoso, allá por 1924, en el mundo entero. Y es que éste, como otros muchos, surgieron por la casualidad y la necesidad de dar de comer a un nutrido grupo de gente estando la despensa del restaurante, en ese preciso momento, bajo mínimos. Cogiendo un poquito de aquí y un poquito de allí, entre los ingredientes que tenía a mano, presentó esta ensalada como el plato estrella de la casa. Lo que realmente la hacía especial era el aderezo, por lo que Cardini, después de trasladarse a Los Ángeles, decidió patentarlo como "Cardini's Original Caesar Dressing Mix", empezando a distribuirlo embotellado a través de su compañía Cardini Foods, en Culver. Aunque varios de sus empleados se han atribuido la autoría del plato, lo cierto es que parece que finalmente el artífice fue el Chef del Restaurante Cardini, Remigio Murgia, dándole ese nombre en honor al dueño.

    Ensalada César Original

    Ingredientes :

  • 8 hojas de lechuga romana
  • 1 diente de ajo
  • 3 rebanadas de pan del día anterior
  • Queso parmesano 
  • Sal
  • Pimienta negra de molinillo
    Para el aliño :

  • 1 cucharada de vinagre de manzana
  • 1 cucharada de salsa Worcestershire (salsa Perrin's)
  • 60 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 1 yema de huevo
  • El diente de ajo usado anteriormente

    Frotar las rebanadas con el diente de ajo, cortar el pan en dados y freír en abundante aceite caliente hasta que estén dorados los picatostes. Sacar y reservar sobre papel para retirar el exceso de grasa.

    Echar los ingredientes del aliño en el vaso de una batidora y triturar, sin mover la batidora de la parte de abajo como si de una mahonesa se tratase, hasta que la salsa emulsione. 

    Poner en un plato las hojas de lechuga, limpias y secas, y salpimentar. Aunque originariamente las hojas deberían estar enteras yo las he troceado para poder comer mejor la ensalada. Regar con el aliño preparado anteriormente. Repartir por encima los picatostes y rallar abundante queso parmesano por encima.

    Ensalada César moderna

    Ingredientes :

  • Mezcla de lechugas variadas
  • 1 diente de ajo
  • 3 rebanadas de pan del día anterior
  • 1 pechuga de pollo
  • Queso parmesano, en lascas
  • Sal
  • Pimienta negra de molinillo
  • Algunas anchoas
    Para el aliño :

  • 1 cucharada de vinagre de manzana
  • 1 cucharada de salsa Worcestershire (salsa Perrin's)
  • 50 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 1 yema de huevo
  • El diente de ajo usado anteriormente
  • 20 g de anchoas

    Para los picatostes seguiremos el mismo proceso que la ensalada original. Frotaremos con el ajo, cortaremos en dados y freiremos, reservando sobre papel.

    De igual modo, echaremos todos los ingredientes del aliño en el vaso de una batidora y trituraremos, sin mover del fondo la batidora, hasta que emulsione.

    Cortar la pechuga en 2 ó 3 filetes gruesos, salpimentar ligeramente y pasar por una plancha hasta que estén hechos y las marcas de la plancha bien marcadas en la superficie. Cortar en rodajas.

    Pondremos la mezcla de lechugas, limpia y seca, en un plato y salpimentaremos. Regar con el aliño. Distribuir el pollo, los picatostes y unas pocas anchoas y, para terminar, repartir las lascas de parmesano.

    Ambas ensaladas están deliciosas aunque, en casa, la que de verdad triunfa es la moderna . Y vosotros ¿con cual os quedáis?

    Fuente : Directo al Paladar (original y moderna)

jueves, 1 de septiembre de 2022

Cebolla roja encurtida

    Hoy, para comenzar septiembre, os traigo algo que siempre es bueno tener como fondo de armario. Algo que no lleva demasiado tiempo de preparar, que es ideal para acompañar ensaladas, tacos, hamburguesas e infinidad de platos más, y que pronto vamos a utilizar en otra receta que os voy a dejar por aquí.

    Recetas hay muchas, sólo tienes que decidir las especias con las que lo vas a preparar según el toque que le quieras dar. Yo he elegido la versión que ha preparado Eric Lahuerta en su perfil de Instagram pero un poquito más suave.

    Ingredientes :

  • 3 cebollas rojas
  • 500 ml de agua
  • 300 ml de vinagre de manzana
  • 50 g de azúcar
  • 20 g de sal
  • 4 hojas de laurel
  • 1 puñadito de granos de pimienta negra

    Pelar y cortar la cebolla en juliana fina. 

    Echar en una olla el resto de los ingredientes y poner a fuego alto. Cuando rompa a hervir dejar cocer 5 minutos y retirar.

    Añadir la cebolla en juliana y, cuando baje un poco la temperatura, echar en un bote y tapar. Llevar a la nevera y dejar que macere por lo menos 24 horas antes de consumir.


jueves, 25 de agosto de 2022

Panna cotta de vainilla con sirope de frambuesa y albahaca

    Seguimos con el tour vacacional virtual que, en esta ocasión, nos lleva hasta la bella Italia a degustar uno de sus postres más internacionalmente conocidos y que está absolutamente delicioso. Y no me refiero al Tiramisú, aunque también sea harto conocido fuera de sus fronteras, sino a la panna cotta.

    La panna cotta, que traducido del italiano sería nata cocida, es un postre típico de la región del Piamonte. En su origen no se utilizaba gelatina para que cuajara sino huevos lo que hacía necesario aumentar la temperatura y un mayor tiempo de preparación. Lo más normal es servirla desmoldada, como si de un flan se tratara, pero yo he optado por presentarla en vasitos individuales que también quedan muy monos ¿no os parece?

    Aunque puede hacerse de multitud de sabores pero yo me he decantado, en esta ocasión, por la más tradicional y sencilla de todas ellas, la de vainilla con un toque de frutos rojos. En mi caso con un sirope de frambuesa al que le he dado un toque distinto, y también muy italiano, añadiendo unas hojas de albahaca en su preparación.

    Ingredientes :

    Para la panna cotta 

  • 500 ml de nata de montar (35% de M.G.)
  • 65 g de azúcar
  • 4 hojas de gelatina (equivalentes a unos 6 g en polvo)
  • 1 cucharadita de pasta de vainilla
    Para el sirope de frambuesa y albahaca

  • 250 g de frambuesas
  • 30 g de azúcar
  • 2 cucharadas de agua
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 3 ó 4 hojas de albahaca

    Para preparar la panna cotta lo primero que tendremos que hacer es hidratar la gelatina, para ello sumergirla hoja a hoja en un platito con agua fría y dejar reposar unos 10 minutos.

    Poner a calentar a fuego medio, en un cazo, la nata junto al azúcar y la vainilla y, cuando empiece a hervir retirar del del fuego. Estrujar la gelatina entre los dedos, para retirar todo el agua posible, añadirla al cazo y remover con una varilla hasta que esté totalmente disuelta. 

    Repartir la mezcla entre los vasitos y dejar templar antes de meter en la nevera. Necesitará por lo menos 6 horas para que cuaje por completo.

    Para preparar el sirope poner todos los ingredientes en un cazo, reservando alguna frambuesa para decorar los vasitos, y dejarlo cocer a fuego bajo, removiendo de vez en cuando, durante unos 10 minutos. Pasado ese tiempo colar, para retirar las semillas de las frambuesas y las hojas de albahaca, y dejar enfriar.

    Sólo quedará repartir el sirope en los vasitos sobre las panna cottas y volver a llevar a la nevera durante un rato para que éste último coja algo de cuerpo. 

    A la hora de servir decorar con las frambuesas reservadas y unas hojitas de albahaca fresca.

    Con esta última foto no os digo nada y os lo digo todo... si me descuido no me dejan ni una, jejjeje.

lunes, 15 de agosto de 2022

Empanadillas especiadas de cordero y orejones. Masa india

    Seguimos de viaje virtual, así que cogeremos nuestro equipaje para encaminarnos al aeropuerto ya que hoy nos vamos a alejar un poco más. Nos vamos a la India a deleitarnos con unas empanadillas que son una verdadera exquisitez.

    Y la razón por la que nos dirigimos a la India es porque hoy se celebra el Día de su Independencia

    El 15 de agosto de 1947 es entregado el documento donde se proclama su independencia al primer ministro indio Jawaharlal Nehru , tras haber dividido previamente Lord Mountbatten, el último virrey de la India, el Raj británico en dos estados : la Unión India (de mayoría hindú) y Pakistán (de mayoría musulmana) 

    Para la masa india :

  • 500 g de harina
  • 5 g de sal
  • 200 g de mantequilla derretida
  • 2 cucharaditas de zumo de limón
  • 2 cucharaditas de alcaravea
  • 90 ml de agua tibia
    Para el relleno :

  • 400 g de carne de cordero picada
  • 1/2 cebolla pequeña
  • 1 diente de ajo 
  • 1 cm de raíz de jengibre fresco
  • 2 cucharadas de pimiento verde picado*
  • 1 pizca de cayena en polvo*
  • 2 cucharadas de hojas de cilantro picado
  • 1 bouquet garní
  • 1 y 1/2 cucharaditas de garam masala (casero o comprado)
  • 1 y 1/2 cucharaditas de semillas de cilantro
  • 1 y 1/2 cucharaditas de semillas de comino
  • 50 gramos de orejones
  • 1 cucharada de harina
  • 1 y 1/2 cucharadas de agua
  • 1 cucharadita de sal
    Para el bouquet garní de cuatro especias :

  • 2 clavos de olor
  • 1 vaina de cardamomo negro (o 3 vainas de cardamomo verde)
  • 5 cm de rama de canela
  • 1 hoja de laurel
    * En la receta original lleva una guindilla verde pero como yo no tenía le puse el pimiento y la cayena

    Envolver las especias del bouquet garní en una gasa, cerrando ésta con hilo de cocina para formar un atadillo. De esta manera se podrá localizar para retirarlas cuando convenga.

    Pelar y picar la cebolla, el pimiento y la raíz de jengibre muy finos. Machacar en un mortero el jengibre picado junto al ajo hasta obtener una pasta. Partir los orejones en cubitos muy pequeños y reservar. 

    Poner las semillas de comino y de cilantro en una cazuela de fondo grueso y tostar, a fuego medio, hasta que comiencen a dar olor. Añadir un vaso de agua. la carne picada y el bouquet garní y terminar de cubrir con agua, hasta que esté 1cm por encima de la carne. Poner a fuego medio y, cuando comience a hervir, dejar cocinar 40 minutos, removiendo de vez en cuando.

    Mientras cuece prepararemos primero la masa india. Colocaremos la harina y la sal en un bol. Incorporar la mantequilla y el zumo de limón y trabajar con las puntas de los dedos hasta que tenga la textura de las migas de pan. Añadir las semillas y la mitad del agua amasando hasta que se haya integrado . Ir agregando poco a poco el resto del agua, mientras seguimos amasando, hasta obtener una masa blanda, manejable y que no se pegue a los dedos. Envolver con un paño húmedo y dejar reposar durante unos 20 minutos. 

    Añadir la cebolla, el pimiento, la pasta de ajo y jengibre y los orejones. Salar y agregar el garam masala y la pizca de cayena. Dejar cocer, a fuego lento y removiendo de vez en cuando, hasta que el líquido se haya consumido, unos 15 minutos más o menos. Dejarlo enfriar a temperatura ambiente, retirar el bouquet garní e incorporar el cilantro picado.

    Formar un engrudo con la cucharada de harina y la cucharada y media de agua. Reservar.

    Dividir la masa en dos, reservando una de las mitades cubierta con el paño húmedo. Extender, con ayuda de un rodillo, hasta que tenga un grosor muy fino. Cortar círculos de unos 10cm de diámetro con un cortapastas. Retirar la masa sobrante, hacer una bola con ella, volver a extender y cortar más círculos. Repetir hasta terminar con la masa.

    Colocar en el centro de cada círculo 1 cucharada del relleno. Poner con el dedo un poco del engrudo preparado en el borde de la masa y doblar por la mitad, presionando el borde con fuerza hasta que quede bien sellado. Rellenar y sellar el resto de los círculos cortados. Repetir el proceso con el resto de la masa reservada hasta acabar con todos los ingredientes.

    Freír las empanadillas a fuego medio, en una sartén con abundante aceite, de pocas en pocas, durante unos 3 ó 4 minutos por cada lado, hasta que la masa esté dorada, colocándolas sobre papel de cocina para retirar el exceso de grasa. Servir.

    Estas empanadillas están tan ricas frías como calientes así que no os preocupéis si sobrara alguna, lo cual dudo porque están tan absolutamente divinas que se comen sin sentir.

    Fuente : Adaptada del libro Mi primer libro de cocina india de Amandip Uppal

miércoles, 10 de agosto de 2022

Serradura portuguesa

    Estas próximas semanas de agosto Hoy cocina Vivi va a viajar un poquito, aunque virtualmente porque a mí, este año, me toca trabajar, jejjeje. En este primer destino no nos vamos a alejar demasiado ya que nos vamos a un país vecino : Portugal. Allí vamos a deleitarnos con un postre sencillo, con tan sólo 3 ingredientes, y muy rápido de preparar, en poco más de 15 minutos lo tendremos listo.

    También llamado pudding de Macao no se tiene muy claro si se creó en Portugal y se llevó a la que fuera colonia portuguesa en Asia o al revés y el postre fue traído de allí a nuestro país vecino. Lo que sí está claro es que el nombre se debe a la semejanza de las capas de galletas trituradas con el serrín.

    Ingredientes :

  • 300 ml de nata (35% de materia grasa)
  • 150 g de leche condensada
  • 100 g de galletas maría

    Meter las galletas dentro de una bolsa de zip y, pasando un rodillo por encima, triturarlas hasta tener un polvo fino. Reservar.

    Poner la nata muy fría en un bol y montar con la varilla eléctrica hasta que tenga picos suaves. Incorporar la leche condensada poco a poco con movimientos envolventes, con ayuda de una espátula, procurando que la nata no se baje demasiado, hasta que la crema esté uniforme. Meter en una manga.

    Para montar los vasitos ir poniendo una capa de crema y encima otra de galletas trituradas. Repetir la operación un par de veces, terminando siempre por una capa de galletas. Refrigerar 1 hora por lo menos antes de degustar.

    No me diréis que no son fáciles y rápidos de preparar estos vasitos. Pues os aseguro que tardan mucho menos en desaparecer porque ricos están hasta decir basta. Vamos, que si te descuidas, no te dejan ni las migas... y nunca mejor dicho, jejjeje.

martes, 2 de agosto de 2022

Ajoblanco de cerezas. Receta con Thermomix

    Comienza agosto y el calor sigue apretando. Sí, ya sé que en verano es lo que toca pero tanto tanto y tantos días seguidos no hay quien lo resista. Lo mejor para refrescarse es tomar comidas fresquitas y, es por eso que, hoy os traigo esta maravilla. 

    No podía dejar pasar mucho tiempo en preparar esta delicia ya que a la temporada de cerezas no le queda demasiado para llegar a su fin y no quería que me pillara el toro. Y casi no puedo hacerla porque cada vez que compraba cerezas todos en casa empezaban a picotear y desaparecían como por ensalmo. Esta vez las tuve que esconder y aún así, si me descuido, me vuelven a dejar sin ellas. Así que, por eso. tuve para preparar menos cantidad y lo puse en vasitos como aperitivo. Yo os pongo las cantidades que utilicé pero podéis doblarlas si lo queréis utilizar como primer plato.

    Aunque la receta está preparada en Thermomix no hay ningún problema en poder triturarla con una batidora, eso sí, un poquito potente para que quede fina. 

    Ingredientes :

  • 50 g de miga de pan del día anterior
  • 200 g de agua
  • 50 g de almendras crudas peladas
  • 150 g de cerezas deshuesadas + algunas para decorar
  • 1 diente de ajo pequeñito
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 35 g de aceite de oliva virgen extra + para decorar
  • 50 g de cubitos de hielo
  • 15 g de vinagre de frambuesa*
  • 1/4 de cucharadita de cebollino fresco picado para decorar
    *En la receta original el vinagre que ponen es de Jerez pero yo le puse de frambuesa que me parece que le iba genial

    Lo primero pondremos a remojo las almendras la noche anterior, eso hará que se ablanden favoreciendo su trituración.

    Poner en un bol el pan y la mitad del agua. Reservar.

    Poner en el vaso de la Thermomix las almendras, las cerezas, el ajo y la sal. Triturar 15 seg. vel.6. Añadir la miga remojada y el aceite y triturar otros 15 seg, vel.6. Incorporar el resto del agua el hielo y el vinagre y programar 2 min. vel.10. 

    Echar en un recipiente hermético y refrigerar hasta el momento de servir ya que deberá estar muy frío. 


    Repartir entre los vasitos, regar con un hilo de aceite, adornar con alguna media cereza y espolvorear con un poco de cebollino picado. Servir enseguida y preparaos para disfrutar de lo lindo.

    Fuente : Cookidoo