Seguidores

miércoles, 28 de febrero de 2024

Panna cotta de naranja sanguina

    Con las ganas que tenía de volver a encontrar naranjas sanguinas, no os podéis hacer una idea de la alegría que me llevé este sábado al descubrir que, varios puestos en el mercado, ya las vendían. Así que preparaos porque vienen algunas recetitas en las que va incluido este ingrediente, comenzando con algo dulce y extraordinariamente rico.

    Pero no es una panna cotta cualquiera, es la panna cotta de las panna cottas y, para rizar más el rizo, viene regadita con un caramelo también de naranja sanguina. Todo un lujazo de postre.

    Pero vamos al lío que intuyo que ya estáis babeando, jejjejeje.

    Ingredientes :

    Para la panna cotta :

  • 125 ml de zumo de naranja sanguina
  • 3 ó 4 hojas de gelatina
  • 60 g de azúcar
  • Ralladura de 1/2 naranja sanguina
  • 80 g de yogur griego
  • 85 g de nata de montar (35% de m. g.)
  • 1/4 de cucharadita de zumo de limón
    Para el caramelo de naranja sanguina :

  • 2 naranjas sanguinas exprimidas
  • 80 g de azúcar

    Sumergir las láminas de gelatina en agua fría para que se hidrate. Poner el zumo de naranja en una cazuela y llevar a fuego medio. Cuando esté caliente, estrujar con la mano las hojas de gelatina remojadas y echarlas dentro de la cazuela. Remover hasta que estén disueltas por completo. Sin dejar de remover, añadir la ralladura y el azúcar. Cuando esté todo totalmente integrado continuar cociendo 3 minutos más. Retirar del fuego y dejar templar unos 10 minutos. Agregar el yogur, la nata y el zumo de limón y mezclar hasta que la crema esté uniforme. Repartir en moldes y refrigerar toda la noche.

    Al día siguiente prepararemos el caramelo poniendo en un cazo el azúcar y, llevándolo a fuego medio-alto, hacer un caramelo seco con él. Echar dentro el zumo, bajar el fuego y remover hasta que el caramelo se disuelva por completo. Dejar reducir un poco hasta que tenga la consistencia de un almíbar. Retirar del fuego y dejar enfriar por completo.

    Para desmoldar sumergir cada molde hasta un poco más de la mitad en agua caliente, con cuidado que no entre nada en el molde, cubrir con un plato y volcar para que caiga en él. Regar cada panna cotta con un el caramelo justo antes de llevar a la mesa.

    Fuente : Panna cotta de Con harina en mis zapatos y Caramelo de Hint of vainilla (blog que por más que lo he buscado no lo he podido encontrar, debe haber dejado de existir)


miércoles, 21 de febrero de 2024

Rodaballo sobre puré de colinabo y reineta con salsa de sidra

    Estando inmersos en plena cuaresma se me ha ocurrido que sería buena idea traeros un plato de pescado. No es que yo siga a rajatabla lo de no comer carne los viernes pero, si me encuentro en la mesa con una delicia como ésta, no le voy a poner ningún pero a abstenerme de comerla.

    Además, como base para el rodaballo, he utilizado productos de temporada, las manzanas de sidra que comienzan y los colinabos que terminan, que en este plato se dan la mano conjugándose a la perfección.

    Ingredientes :

  • 4 lomos de rodaballo
  • Cebollino fresco picado, para presentar el plato

    Para la base del plato :

  • 600 g de colinabo 
  • 300 g de manzanas reineta o de sidra (aprox. 2 medianitas)
  • 60 g de mantequilla 
  • Sal
  • Pimienta negra de molinillo recién molida
  • Nuez moscada recién molida
    Para la salsa de sidra :

  • 3 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 200 ml de sidra
  • 1/2 cucharadita de maicena
  • Sal 

    Pelar los colinabos y las manzanas. Trocear los colinabos y cortar en cuartos las manzanas, retirar los corazones y las pepitas y cortar por la mitad. Poner en una cazuela y echar agua justo hasta cubrir. Llevar a fuego medio y dejar cocer hasta que estén muy blanditos. Retirar del fuego y triturar hasta obtener un puré bien fino. Salpimentar al gusto y moler un poco de nuez moscada por encima y echar la mantequilla cortada en cubitos. Remover hasta que esté uniforme y reservar en caliente.

    Pelar y laminar los ajos. Poner un cazo con el aceite a fuego lento y, cuando esté caliente, saltear los ajos. Verter un poco más de la mitad de la sidra dentro y dejar cocer. Disolver la maicena en la sidra restante y añadírselo al cazo cuando comience a hervir. Remover hasta que espese ligeramente, retirar del fuego y reservar en caliente.

    Cortar cada lomo de rodaballo en dos trozos. Salpimentar ligeramente y pasar, por una plancha bien caliente, de 4 a 5 minutos por cada lado.

    Para emplatar, extender en la base de los platos varias cucharadas del puré, colocar sobre él el rodaballo, regar con la salsa de sidra y espolvorear por encima un poco de cebollino picado. Servir antes de que pierda calor.

    El marinaje perfecto para acompañar esta delicia no podía ser otra cosa que un buen vaso de sidra.

    Bon appétit.

miércoles, 14 de febrero de 2024

Red velvet cupcakes

    No somos mucho en casa de celebrar San Valentín, de hecho, no tenía pensado subir esta entrada sino una más carnavalera ya que hoy es martes de carnaval, pero tras llevar unos red velvet al club de lectura que tuve el sábado, cuya temática estaba dedicada al amor, y por aclamación popular, finalmente ésta ha sido la elegida. 

    Mira que los red velvet los preparo en casa bastante a menudo, ya que son de nuestros preferidos, por lo que no me termino de explicar como no había subido todavía este formato al blog, porque lo que sí hay son galletas, donuts, brownie, un par de versiones de bundts e incluso una layer cake.

    Ingredientes :

    Para el bizcocho :

  • 125 g de harina
  • 150 g de azúcar
  • 1/2 cucharada de cacao en polvo (usé Valor)
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • 1/2 cucharadita de vinagre blanco (le puse de manzana)
  • 1 huevo
  • 125 ml de aceite de girasol
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 200 ml de buttermilk*
  • Colorante rojo (usé Sugarflay extra red)
    *El buttermilk puede sustituirse poniendo 1 cucharada de vinagre blanco a 185 ml de leche. Remover y dejar reposar 10-15 minutos para que su textura se espese ligeramente.

    Para la crema de queso :

  • 100 g de icing sugar

  • 50 g de mantequilla en pomada

  • 100 g de queso crema (tipo Philadelphia)

  • 1 cucharadita de vainilla en pasta

    Precalentar el horno a 180º C, con calor de arriba-abajo. Preparar una bandeja de cupcakes con cápsulas de magdalenas.

    Tamizar en un bol todos los ingredientes secos y remover. Hacer un hueco en el centro.

    Mezclar en otro bol los líquidos y el colorante y remover hasta que esté todo bien integrado. Verter dentro del hueco que hemos hecho en los ingredientes secos. Unir, sin batir ni trabajar demasiado, justo hasta que la mezcla esté uniforme.

    Verter la masa en las cápsulas del molde preparado anteriormente hasta rellenar las 2/3 partes de su capacidad y hornear a media altura, durante unos 20 minutos hasta que al pinchar con una aguja esta salga limpia pero húmeda. Sacar del horno y dejar reposar unos minutos antes de sacarlos del molde. Dejar enfriar totalmente sobre una rejilla. Desmigar una de las magdalenas y reservar para adornar.

     Una vez frías las magdalenas preparemos la crema de queso.

    Batir la mantequilla con el icing sugar hasta que blanquee y esté cremoso. Añadir el queso, que deberá estar muy frío, y la vainilla y seguir batiendo hasta que justo esté bien mezclado.

    Rellenar con la mezcla una manga con boquilla de estrella y formar un rosetón sobre cada magdalena. Espolvorear con las migas de magdalena reservada.


    Fuente : Red velvet de Aurea's Kitchen y crema de queso de Belén Casal

sábado, 10 de febrero de 2024

Baos de pato a la pekinesa

    Feliz Año Nuevo!!!

    Que no, que no me he terminado de volver majareta, que me refiero al nuevo año lunar chino, el 4722, año del tigre, que hoy da comienzo. Además que, como no subí nada para celebrar el nuestro, ¿por qué no hacerlo con el chino? Al fin el cabo de lo que se trata es de celebrar algo y para eso, en España, no tenemos problemas y lo celebramos todo todo... anda que no nos gusta la fiesta, jejjeje. 

    Y, para más celebración, os traigo dos recetas en una : por un lado la del pan bao y por otra la del pato a la pekinesa. Vamos al lío que la entrada de hoy es larga

    Ingredientes :

    Para los baos :

  • 250 g de harina
  • 7 g de levadura fresca de panadería
  • 20 g de azúcar
  • 120 g de agua templada
  • 15 g de aceite de girasol
    Para el pato :

  • 2 magrets de pato
  • 2 badianas o anís estrellado
  • 1 palo de canela
  • 1 cucharadita de semillas de hinojo
  • 1 cucharadita de pimienta de Sichuan
  • 100 ml de mirin o vino de arroz
  • 1/4 de cucharadita de cayena
  • 1 cm de jengibre fresco rallado
  • 4 cucharadas de salsa de soja 
  • 3 cucharadas de miel
  • Sal
  • Pimienta negra de molinillo recién molida
    Para acompañar :

  • Cebolleta tierna en juliana

    Lo primero será empezar a preparar los baos para darle tiempo a la masa para que leve.

    Disolver la levadura en el agua templada. Poner en un bol la harina abriendo un hueco en el medio y echar dentro el aceite, el azúcar y la mezcla de levadura. Amasar hasta que tener una masa suave y lisa. Tapar con un paño limpio y dejar levar hasta que doble de volumen.

    Mientras la masa va levando comenzaremos con el pato ya que también tendrá que macerar durante un par de horas. Secar bien los magrets, salpimentar ligeramente y, con un cuchillo bien afilado, hacer cortes profundos en la parte de la grasa, pero sin llegar a la carne. Colocar en una fuente de horno y reservar.

    Poner en un cazo la soja, el jengibre, las especias, la miel y el mirin. Remover y calentar a fuego lento hasta que arranque el hervor. Colar la mezcla y verter por encima de los magrets. Tapar y dejar macerar, para que absorban todos los sabores, durante un par de horas.

    Una vez que haya pasado ese tiempo, llevar a mitad de horno, precalentado a 200ºC con calor de arriba-abajo, y dejar durante unos 15- 20 minutos.

    Mientras se cocina el pato desgasificar la masa de los baos y dividir en 8 partes, de unos 50 g cada una, y bolear. Con ayuda de un rodillo, estirar cada bola suavemente dándole forma ovalada. Pintar con un poco de aceite, doblar por la mitad y poner en una vaporera, o en la varoma de la thermomix, sobre un cuadradito de papel de hornear, para que no se peguen en el fondo, sin tocarse entre ellos. Volver a tapar y dejar levar de nuevo durante unos 45 minutos más.

    Volvemos con el pato. Retirar el líquido pasándolo a un cazo. Bajar la temperatura del horno a 180ºC, y seguir asando los magrets hasta que estén bien dorados, de 20-30 minutos. Sacar del horno y dejar reposar un poco antes de laminarlos en lonchitas bien finas. Mantener el pato en caliente. Poner el cazo con el líquido de la maceración a fuego lento y dejar reducir hasta que espese un poco y esté meloso.

    Poner una cazuela con algo de agua al fuego y, cuando comience a hervir, poner encima la vaporera con los baos. Dejar cocer 15 minutos. Apartar y dejar reposar un par de minutos. Si los vas a cocer en Thermomix poner 300 g de agua en el vaso, cerrar y programar 10 minutos, temperatura varoma, vel.2. Poner encima el accesorio varoma y programar 12 minutos, temperatura varoma, vel.2. Retirar de encima del vaso y dejar reposar los baos 5 minutos más.

    Rellenar los panes con las lonchitas de pato y la cebolleta en juliana. Regar con un poquito de la salsa reducida y servir antes de que se enfríe. 

    Fuente : Baos de Cupcakes a gogó y Pato Pekín de  @dondemauge 

domingo, 28 de enero de 2024

Blondie de manzana y canela con glaseado de sidra

    Hacía mucho que no encontraba manzanas reinetas así que cuando vi que las tenían en el super no me pude resistir a llevarme unas cuantas para casa. Es que es verlas y transportarme mágicamente a una de las sidrerías de Guipúzcoa. Aunque, en esta ocasión, no voy a pensar en los chuletones compartidos ni en las tortillas de bacalao. Por ahora me voy a quedar tan sólo con las manzanas y la sidra, que tampoco es moco de pavo, para preparar un riquísimo dulce que nos alegre la merienda en esta gris y desapacible tarde de domingo.

    No sé muy bien si a esta receta debería llamarse brownie de chocolate blanco, nunca he tenido demasiado clara la diferencia, ya que en la receta en la que me he basado el blondie no lleva el chocolate blanco más que en las pepitas que acompañan a la manzana. Como yo soy la que escribe en este blog, para mí, esto es un blondie.

    Ingredientes :

  • 180 g de chocolate blanco de postres
  • 100 g de mantequilla
  • 70 g de azúcar moreno
  • 2 huevos L
  • 95 g de harina
  • 1/2 cucharadita de canela molida
  • 1/4 de cucharadita de nuez moscada recién molida
  • 1 pizca de sal
  • 2 manzanas reinetas (unos 200-210 g)
    Para el glaseado :

  • 120 g de azúcar glass
  • 2 cucharadas de sidra natural
  • Canela para espolvorear

    Precalentar el horno a 180º C, con calor de arriba-abajo. Encamisar un molde con mantequilla y harina o forrarlo con papel de hornear untado de mantequilla y reservar. Tamizar la harina junto a las especias y la sal. Pelar las manzanas y cortarlas en cuadraditos pequeños.

    Fundir la mantequilla junto al chocolate en el microondas teniendo cuidado de que no se queme. Es preferible poner varios tiempos cortos que arriesgarse. Remover bien, añadir un huevo y seguir batiendo, al principio parece que se corta pero al cabo de un poco ya veréis como se pone cremosa la mezcla. En ese punto echar el otro huevo y volver a batir hasta integrar. Agregar el azúcar y, cuando esté bien integrado, añadir la mezcla de harina y especias tamizadas. Remover hasta que la masa esté uniforme antes de agregar los cuadraditos de manzana. Integrarlos, con ayuda de una espátula, hasta que queden distribuidos uniformemente. Verter la masa en el molde. Hornear aproximadamente 30 minutos. Sacar del horno y dejar enfriar ligeramente antes de desmoldarlo. Terminar de enfriar sobre una rejilla.

    Una vez frío por completo el blondie, prepararemos el glaseado mezclando el azúcar glass con la sidra. Dibujar con el líneas por la superficie y terminar espolvoreándolo con un poco de canela.

    Podéis llevarlo a la mesa entero o, como en mi caso, como podéis apreciar en las fotos, cortado en cuadraditos de bocado, vosotros decidís. Sea como sea lo que tengo claro es que lo vais a disfrutar.


    Fuente : Adaptado de Pies&Tacos

jueves, 18 de enero de 2024

Crema parmentier de shiitake al tomillo

    Llegado el mes de enero, se supone que el más frío del año junto a febrero, ¿a quién no le apetece algo calentito para atemperar un poco el cuerpo? Para eso nada mejor que el cuchareo por lo que hoy os traigo una riquísima crema que, incluso en Valencia donde parece que no quiera hacer frío ni por esas, podéis tomarla templada que estará igual de buena.

    Ingredientes :

  • 1 cebolla (200 g aprox.)
  • 2 dientes de ajo
  • 200 g de patatas
  • 350 g de setas shiitake frescas
  • 1/2 litro de agua
  • 3 ó 4 ramitas de tomillo fresco
  • 100 ml de nata de cocinar
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra de molinillo recién molida

    Pelar y picar finamente la cebolla y los ajos. Limpiar las setas y pelar las patatas. 

    Poner a fuego suave una cazuela con un buen chorreón de aceite. Añadir la cebolla y los ajos y sofreír, sin dejar que lleguen a dorarse, removiendo de vez en cuando. Agregar 200 g de setas, las patatas troceadas y las hojas de un par de ramitas del tomillo, rehogando todo durante unos minutos. Verter por encima el agua, salpimentar y subir a fuego fuerte hasta que comience a hervir. Bajar el fuego al mínimo y dejar cocer hasta que las patatas estén tiernas, de 15 a 20 minutos.

    Mientras, en una satén con un chorrito de aceite, rehogaremos el resto de setas con las hojas de otra ramita de tomillo. Salpimentar y reservar en caliente.

    Cuando la patata esté muy blandita, retirar la cazuela del fuego, añadir la nata y triturar hasta que la crema esté suave y sedosa. Llevar de nuevo a fuego suave, para que vuelva a coger temperatura, sin dejar que llegue a hervir.

    Servir la crema en los platos, repartiendo las setas rehogadas por encima. Adornar, si se quiere, con alguna ramita más de tomillo fresco y llevar a la mesa enseguida.

    ¿A qué tiene una pinta estupenda? Pues os aseguro que está riquísima

sábado, 13 de enero de 2024

Angel Food de turrón de Xixona

    Después de tres meses sin publicar nada creo que ya iba siendo hora de pasarme por aquí para dejar una nueva entrada ¿no os parece? Y que mejor para iniciar la andadura de este año que con una receta de aprovechamiento post navideño. 
No sé si a vosotros os pasa pero en mi casa aún queda coleando algo menos de media tableta de turrón blando, del de Xixona, que es justo lo que vamos a utilizar para esta receta. Vamos a darle una vuelta de tuerca al dulce, no vamos a preparar galletas ni el típico bizcocho sino que esta vez vamos a elaborar una exquisited que a buen seguro os alegra la merienda o el desayuno de estos fríos días de enero que podemos estar llevando cuesta arriba.

    Tan cuesta arriba se me están haciendo a mí que, como podéis ver en las fotos, aún no he tenido ni tiempo ni ánimo de recoger los adornos navideños. Pero vamos al lío, a ver si con un buen trozo de esta maravilla me animo y me pongo a ello, jejjeje.

    Ingredientes :

  • 300 ml de claras de huevo (1 bote de 9 claras pasteurizadas)
  • 1 cucharadita de crémor tártaro
  • 1 pizca de sal
  • 180 g de azúcar
  • 80 g de harina 
  • 15 g de almendra molida
  • 75 g de turrón de Xixona

    Calentar el horno a 180ºC, con calor de arriba-abajo.
    Tamizar la harina y reservar. Desmenuzar el turrón con un tenedor pero sin llegar a dejarlo hecho una pasta, que queden trocitos.
    Poner las claras en un bol, espolvorear el crémor tártaro por encima y empezar a montar a velocidad baja hasta que el crémor esté disuelto y las claras empiecen a espumar. Añadir la sal y subir la velocidad hasta que se formen picos blandos.
    Bajar la velocidad e ir incorporando el azúcar a cucharadas hasta que se vuelva brillante y firme. Volver a bajar la velocidad y añadir una cucharada de harina, batir hasta que esté integrada. Repetir el proceso con el resto de la harina y la almendra molida hasta que esté suave y esponjoso.
    Agregar el turrón desmenuzado e integrar con ayuda de una lengua de repostería.
    Volcar en el molde, que no estará engrasado, y meter a mitad de horno. Dejar hornear unos 40 minutos hasta que al pinchar con una aguja, cerca del centro, ésta salga limpia.
    Dar la vuelta al molde y dejar enfriar por lo menos una hora antes de darle la vuelta. Pasar un cuchillo por las paredes, tanto del molde como del tubo. Volcar sobre el plato de servir, retirar el molde y terminar de enfriar sobre una rejilla.

    Una de las características de este tipo de bizcocho de claras es la esponjosidad que tiene y eso es, precisamente, lo que le hace tan especial. Es como morder una nube de algodón. De hecho, aún no conozco a nadie que lo haya probado y no le haya gustado.