Seguidores

viernes, 9 de noviembre de 2018

Calabaza asada al horno o Carabassa torrà {Reto CocinArte}

    Hace ya 30 años que vivo en Valencia, toda una vida. Todos asociamos esta ciudad con las Fallas y la paella, por supuesto, pero fueron otra serie de cosas, desconocidas para mí en ese momento y tan emblemáticas como las anteriores, las que  me llamaron poderosamente la atención. Una de ellas fue encontrar, en la carta de postres de todos los restaurantes, la carabassa torrà. Y fue tal el descubrimiento y tan delicioso, mucho más que delicioso debería decir, que un trozo de calabaza asada al horno ahora también está asociada a esta ciudad, sobre todo después de un paseo a orillas del mar.


    Imaginaté que retrocedes en el tiempo y el azar te lleva a 1909. Estarías de enhorabuena porque tendrías la oportunidad de llegar a tiempo de asistir a la Exposición Regional que el Rey Alfonso XIII inauguró en Valencia ese año. Si, como a mí, la monarquía te la trae al pairo, podrías ir a comer una paella y, después, dar una vuelta por la playa al atardecer. Quizás allí podrías coincidir con unas delicadas damiselas, madre e hija, paseando por la orilla y unos metros más allá un caballero pincel en ristre, ya que fue, justo ese año, cuando Sorolla inmortalizó esa estampa, creando uno de sus cuadros más famosos.
    Seguro que con las pistas que os he dado sabéis de sobra el cuadro propuesto por María para el #CocinArte de este mes, y lo que me inspira ese cuadro también, jejjeje.


    Y, como no podía ser de otra forma, la manera de hacerla la he sacado de Cuinant.


    Cortar la calabaza por la mitad y retirarle las pipas.
    Precalentar el horno a 160ºC, con calor de arriba-abajo, dejando a media altura una bandeja forrada con papel.
    Meter media calabaza al microondas a máxima potencia durante 10 minutos. Una vez pasado ese tiempo coocarla en la bandeja del horno. Repetir el mismo proceso con la otra mitad y colocarla en la bandeja de horno al lado de la otra. Hornear durante una hora.
    Subir la temperatura a 180ºC, con aire, y dejar hasta que este tostadita y al pincharla esté muuuy tierna, yo la tuve unos 50 minutos más. Dejar enfriar.


    Aunque lo ideal es tomarla a temperatura ambiente, yo no me puedo resistir a meter la cuchara estando aún templada... Ummmm, es un bocado divino!!


    La suelen servir con nata montada pero, para mí, no le hace falta más acompañamiento que una cucharilla.


    No puedo resistirme más, me voy corriendo a ver el recopilatorio mientras acabo de zamparme el trozo entero, antes de que mis fieras se den cueta de que ha salido del horno y me dejen sin nada, jejjeje.

3 comentarios:

Estela Sanchez dijo...

Que pinta madre!! Es una receta muy estupenda y con mucho arte. Bs.

La cajita de Nieves y Elena dijo...

No te lo vas a creer, ayer asé así la calabaza. Pero con la idea, como hago siempre, de usarla posteriormente en postres u otras recetas. Aunque no me pude resistir a hincar la cuchara y llevarme un bocado.

Bss

Elena

Maggie dijo...

Nunca la he probado asi! Que curiosa! Seguro que esta muy rica!