Seguidores

sábado, 9 de febrero de 2019

"Toad in the hole" con salsa de cebollas caramelizada (onion gravy) {CocinArte}

    Siempre he pensado que la cocina británica era un tanto extraña y, viendo platos como este, me reafirmo en mi parecer donde, en este caso, lo raro es el nombre cuya traducción literal sería "sapo en el agujero". Ahora que, una vez degustado, solo puedo decir que es una pasada de rico. Puede que sean extraños pero, definitivamente, los británicos saben cuidarse 😉😋😋


    Parece ser que el nombre de dicho plato viene dado por la similitud del mismo con la imagen que ofrecen los sapos cuando asoman la cabeza en las charcas aunque, francamente, me parece que hay que tener una imaginación desbordante para imaginar esa escena mirando el plato 😆😂😂


    Si nos centramos en el plato, que no en el nombre, sólo cabe reseñar, aparte de que está delicioso, que es una de las más tradicionales preparaciones británicas, normalmente servido con onion gravy y puré de patata.
    Este mes, en CocinArte, es cuadro propuesto por María ha sido "La catedral de Salisbury", de John Constable, un pequeño óleo sobre tela, de 34x44, que se encuentra en el Victoria and Albert Museum de Londres. Por lo que he elegido este tradicional plato que bien podría presentarse en cualquier mesa de aquella época.


    Antes de centrarnos en el plato os dejo el recopilatorio con las aportaciones de mis compis de reto, y ya nos metemos en harina.

    Ingredientes :
  • 10 longanizas
  • 2 ramitas de romero fresco
  • 20  de manteca de cerdo
  • 150 ml de leche semidesnatada
  • 2 huevos L
  • 70 g de harina
  • 1/4 de cucharadita de mostaza inglesa en polvo
  • Sal
  • Pimienta negra de molinillo 
    Para la salsa
  • 2 cucharadas de aceite de girasol
  • 1 cebolla roja
  • 1/2 cucharada de azúcar super fino
  • 1 cucharada de vinagre balsámico
  • 1 cucharada de harina
  • 125 ml de vino tinto
  • 200 ml de agua
  • 1/2 pastilla de caldo de pollo

    Precalentar el horno a 220ºC, con calor de arriba-abajo.
    Poner la manteca en una fuente y meter al horno a media altura. Mientras la manteca se derrite, dorar las longanizas en una parrilla por todos lados.
    Tamizar la harina en un bol, abrir un hueco en medio y echar dentro los huevos. Batir con un tenedor incorporando la harina poco a poco para que no se hagan grumos. Verter la leche sin parar de batir, rebañando bien la harina que se haya podido quedar adherida a las paredes. Salpimentar y espolvorear la mostaza por encima. Remover hasta que esté bien integrado.
    Sacar la fuente del horno, colocar las longanizas dentro, verter la masa alrededor suyo y colocar unos cuantos trocitos del romero por encima de la masa.
    Meter a mitad de altura y dejar hornear de 15 a 20 minutos, hasta que se haya inflado y esté bien dorado.
    Mientras se hornea prepararemos la salsa de cebolla con la que lo acompañaremos.


    Cortar la cebolla en juliana. Poner en una cazuela junto al aceite y dejar cocinar, a fuego lento, durante unos 15 minutos, removiendo de vez en cuando para que no se pegue ni se queme, hasta que esté caramelizada. Entonces añadir el azúcar y el vinagre, remover y dejar cocer unos 5 minutos.
    Espolvorear la harina y cocinar un par de minutos. Agregar el vino, poco a poco, sin dejar de mover, subir a fuego medio y dejar que reduzca a la mitad. Entonces, verter el caldo, sazonar y dejar cocer unos 10 minutos, hasta que tenga una consistencia espesa.
    Servir todo bien caliente.


    Y sólo os queda disfrutar a tope de este delicioso plato, regado con un poco de la salsa y acompañado de un rico puré de patata.

10 comentarios:

Maria A.G dijo...

Voy a hacerlo y te cuento porque la verdad es que me ha encantado y con el gravy de cebolla caramelizda ya me has terminado de ganar.
Muchas gracias por participar.
Un beso enorme

Aquí se cuece jugando dijo...

Me encanta esta receta, aunque claramente sean unos sapos asomados en una charca.... jaja qué imaginación!!!!! La verdad es que sí me ha gustado mucho la receta. Me la apunto. Gracias Vivi

Miss Pimienta dijo...

Hemos coincidido!! Yo lo he comido tal cual, sin la salada de cebolla, pero me la apunto para la próxima porque le tiene que ir genial

En la cocina de Sara dijo...

Qué bueno este plato! Se lo he visto también a Elena y entre las dos me habéis abierto el apetito :) Un beso

La cajita de Nieves y Elena dijo...

Mola el nombre, la verdad es que es curioso.
Los británicos saben comer si, pero poco ligero, este plato da fe de ello jejeje...
Besos
Nieves

CROKETYPOT dijo...

La verdad es que lo del sapo no lo veo por ningún sitio, pero este plato tiene una pinta magnífica, me lo apunto. Cuando lo haga le cambio el nombre que si no en casa me pueden mirar con mala cara. Jeje. Un beso.

Laura Selene dijo...

Oye pues este sapo es de lo más apetitoso, lo probaré. Beso.

Encarnita dijo...

Se ve muy rico a pesar del nombre que tiene jjjjj besinos

Sweet Cookies by Bea dijo...

jajaja me puedo imaginar la cara del sapo, pero vamos hay que ponerle imaginación. Un lujo de plato y perfecto para el obispo jejejejje Me lo llevo que esto lo tengo que probar, feliz nueva semana, bss

manu dijo...

Británico británico. A pesar de lo que dice la mayoría de la gente, a mi me encanta la comida inglesa y no hablemos de los postres......
Besos