Seguidores

miércoles, 23 de marzo de 2011

Tarta arco iris. Mi primer "layer cake"

    Esta es la tarta que le hice a mi peque para celebrar su cumpleaños, ¿a qué ha quedado preciosa? Parece que últimamente solo cocino dulces, algo muy lejos de la realidad, lo que pasa es que casi no tengo tiempo de ponerme con el blog y voy subiendo primero las recetas que me piden mis compañeros...a ver si tengo un poco más de tiempo y me pongo al día.


   
    Desde el primer momento sabía que la tarta del cumple de mi niña iba a ser el "Rainbow cake" que había visto en el blog de Amanda, aunque tengo la intención de hacer cada uno de los que ella sube al blog porque son todos impresionantes ( pinchar aquí si queréis comprobarlo vosotros mismos) La idea de la decoración de las rosas la había visto también en ese blog y era otra de mis tareas "pendientes" pero cuando se la ví a Yolanda ya no pude resistir más...tenía que hacerla. Así que, como no tengo el colesterol como para comer tartas todos los días, unifiqué ambos cakes y este fué el resultado final. Por supuesto que me queda mucho para llegar al nivelazo de otros blogs pero andando se hace camino, ¿o no?, y poquito a poquito todo se andará. De momento, para ser la primera, estoy bastante contenta con el resultado.
    El bizcocho es un "Devil's food cake" que ví en "el rincón de Bea" pero con alguna modificación, la principal es que le puse el chocolate blanco y menos azúcar, y el frosting es el mismo que utilicé en la tarta de chocolate Guinness y descubrí de la mano de Trotamundos.
    Ingredientes:
  • 280 g de harina
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 1/4 de cucharadita de sal
  • 250 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 135 g de azúcar
  • 245 g de azúcar avainillado
  • 4 huevos a temperatura ambiente
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 125 g de chocolate blanco derretido
  • 250 ml de leche
  • 1 cucharada de vinagre de sidra
  • unas gotas de colorante de colores rojo, naranja, amarillo, verde, azul, añil y violeta
    (para la cobertura):
  • 300 g de queso Philadelphia
  • 150 g de azúcar glass
  • 360 ml de nata líquida para montar
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
    Precalentar el horno a 170º
    Engrasar 2 moldes desmontables de 18 cm de diámetro por los lados y el fondo y forrar con papel de horno estos últimos.
    Derretir el chocolate al baño maría o en el microondas con una cucharada de la mantequilla.
    Echar el vinagre en la leche , remover y dejar reposar 15 minutos a temperatura ambiente.
    Tamizar la harina, el bicarbonato y la sal.
    Batir la mantequilla con los dos azúcares hasta que la mezcla blanquee y esté esponjosa, añadir los huevos uno a uno, no añadir el siguiente hasta que el primero esté totalmente integrado. Agregar el extracto y batir. Verter el chocolate derretido y remover hasta integrar completamente.
    Añadir los ingredientes secos de tres veces alternados con el buttermilk, integrando bien entre cada añadidura.
    Dividir la masa resultante en 7 boles diferentes y mezclar cada parte con un color del arco iris.
    Verter cada parte en uno de las moldes, alisar la superficie y hornear 30 minutos aproximadamente. Pinchar para comprobar que estén hechos y enfríar sobre una rejilla durante15 minutos. Desmoldar y terminar de enfríar sobre la rejilla. Limpiar los moldes, volver a engrasarlos y a forrar las bases con papel de horno. Hornear otros dos colores y repetir el proceso hasta terminar con la masa.
    Una vez fríos los bizcochos envolverlos en plástico de cocina y dejar reposar toda la noche en la nevera.
    Al día siguiente comenzaremos a montar la tarta. Lo primero haremos la cobertura.
    Batir el queso con el azúcar. Montar la nata y añadir el queso y el extracto, mezclar con movimientos envolventes para que la nata no se desmonte.


    Poner la primera capa de bizcocho, una capa de cobertura, otra capa de bizcocho y así hasta terminar con la última capa. Dar una capa de cobertura por toda la superficie de la torre de bizcochos, rellenando todos los huecos hasta dejar perfectamente liso.


    Enfríar en la nevera durante por lo menos 20 minutos. Dar otra capa de cobertura.


    Decorar con una manga pastelera con boquilla de estrella formando rosas, empezando por la parte de abajo de los laterales y terminando en el centro de la parte superior.


    
    Cuando mi hija vió el resultado de su "tarta especial" estaba emocionada pero cuando partí la tarta y vió lo que había por dentro... ¡¡¡madre mía!!! se quedó con la boca abierta, tanto que le llegaba la mandíbula al suelo. Espectacular.

6 comentarios:

Vanesa dijo...

ains ya t lo he dicho mil veces pero madre mia q cosa ma bonita de tarta!!!!!!!!!!!!!

laurilla fondant dijo...

toma!!! pero si es espectacular, me ha encantado. puff, de verdad me parece que es una pasada de tarta.
besazos guapa!

Mª Luz dijo...

no me extraña, yo hubiera puesto la misma cara!que tarta más bonita, que colorido!!!me ha encantado y con esas rosas de cobertura, me ha terminado de enamorar del todo.Besitos!

Paulittta dijo...

Qué tarta tan bonita por dentro y por fuera! Te ha quedado preciosa!!

bessisss

Julieta dijo...

qué bonita Vivi!!!!!!!!
Un besazo!!!!!!

galletilamiga dijo...

Hola guapa!Te ha quedado preciosa.Me han pedido la tarta arco iris para este finde,ya veremos que me sale,un saludo!