Seguidores

jueves, 14 de marzo de 2019

Bizcocho de naranja cremoso

    El que los que te rodean en el día a día conozcan que tienes un blog tiene ventajas e inconvenientes.
    Los inconvenientes son mínimos ya que, como dicta el refrán, "Ante el defecto de pedir está la virtud de no dar". Además que, la verdad sea dicha, en mi caso no me ha ocurrido más que en un par de ocasiones.
    Las ventajas son muchas ya que, debo de estar rodeada de gente muy generosa, siempren se acuerdan de mí cuando tienen algo especial. Este es el caso de esta receta ya que, para poder prepararla, han sido generosas dos personas. La primera uno de mis compañeros de trabajo, que fue al que le dieron esta receta de Naranjas de Castellón y, un par de tardes después, me la proporcionó. La segunda una de mis vecinas, que se encontró con mi marido y le plantó delante un bolsón de naranjas recién cogidas de su campo. Menuda intensidad de aroma y sabor.


    Aunque no puedo olvidarme de agradecer, sobre todo, la especial colaboración de mis conejillos de indias, que son los que, en gran medida, se han comido practicamente todo el bizcocho. Bueno, para no decir mentiras, este y todo lo que les llevo, que no es poco 😂😂


    Entrando en materia, tengo que decir que la textura me ha sorprendido ya que es un bizcocho jugoso y cremoso al mismo tiempo, casi tanto como un pudin. Y el hecho de que no sea muy dulce hace que, al ser extremadamente delicado, se coma sin sentir. Pero vamos al lío.
    Ingredientes :
  • Una naranja hermosa (la mía 200g entera)
  • 200 g de azúcar
  • 200 g de huevo (unos 4 talla M)
  • 200 g de aceite suave (le puse de girasol)
  • 200 g de harina
  • 12 g de levadura química (tipo Royal. 1 sobre por cada 250g de harina)
  • 200 g de leche (la puse semi)
  • 1 pizca de sal (en la receta original no venía pero se lo puse ya que  potencia los sabores)

    En la receta pone que se mezcle todo con la batidora y se lleve al horno, al baño maria, en un molde engrasado. Yo lo preparé como cualquier bizcocho así os lo cuento.
    Precalentar el horno a 180ºC, con calor sólo de abajo, poniendo una bandeja un poco más bajo de la mitad de horno y con un recipiente, donde quepa el molde que vayáis a utilizar, con agua. Engrasar el molde con mantequilla o con spray desmoldante y, en este último caso, dejar escurrir boca abajo hasta que lo vayáis a utilizar.
    Lavar y secar muy bien la naranja. Rallar su piel y exprimir después, no colar el zumo. Reservar. Tamizar la harina junto a la levadura y la sal.
    Batir el huevo con el azúcar hasta que blanquee. Sin dejar de batir, añadir el aceite y después agregar el zumo y la ralladura de naranja. Espolvorear por encima la mezcla de harina removiendo hasta integrar. Verter la leche y batir justo hasta que esté integrado.
    Verter en el molde anteriormente preparado y meter al horno dentro del recipiente de agua, que deberá estar ya caliente. Dejar cocer 30 minutos. Pasado ese tiempo, poner el calor de arriba-abajo para que se pueda dorar la superficie y dejar de 10 a 15 minutos más, hasta que al pincharlo con una aguja esta salga limpia.
    Sacar y dejar enfriar durante 1 hora sobre una rejilla antes de desmoldarlo. Pasada la hora, volcar el molde sobre la rejilla y dejar que se termine de enfriar. Decorar al gusto.


    Como  utilicé el molde Crown de Nordic Ware, que quedá tan bonito, ni se me pasó por la cabeza decorarlo aunque bien podría haber espolvoreado un poco de azúcar glass por encima.


No hay comentarios: