Seguidores

miércoles, 8 de junio de 2016

Palitos de ajo y kale con mantequilla de miel y hierbas

    Hacía mucho que no os traía una receta de pan y es que, con estos calores, no apetece demasiado encender el horno... que una es masoca pero no tanto, jejjeje. Y no tenía intención de ponerme a ello hasta que pasara el verano pero, que le vamos a hacer, el mono ha sido demasiado grande para poder resistirme a él.


    Además que en la nevera se me había quedado huérfana una hoja de kale que tenía que utilizar si o si y esta era una buena manera de gastarla.


    Estos palitos se pueden preparar con antelación y son ideales para acompañar una cena de picoteo así que, al fin y al cabo, tampoco era tanto el sacrificio de prepararlos.


    Ingredientes :
  • 125 g de harina
  • 83 ml de agua tibia
  • 8 g de levadura fresca
  • 2 g de sal
  • 10 g de kale 
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharadita de aceite de oliva virgen extra
    Para la mantequilla
  • 1 ramita de romero fresco
  • 1 ramita de tomillo fresco
  • 95 g de mantequilla en pomada
  • 1 cucharada de miel
    Lavar, secar y cortar el kale en trocitos. Pelar y picar el ajo.
    En un tazón mezclar la levadura con 30 ml del agua y disolverla. Añadir una cucharadita de harina, remover y dejar reposar, tapado, durante unos 10 minutos hasta que esté espumoso.
    En un bol mezclar la mitad de la harina y la sal, verter la mezcla anterior y el resto del agua y remover hasta integrar. Agregar el resto de la harina y mezclar.
    Volcar sobre la superficie de trabajo ligeramente enharinada y amasar durante unos 10 minutos. Poner en un bol, ligeramente engrasado, y dejar levar, tapado, hasta que la masa doble.
    Mientras leva la masa prepararemos la mantequilla de miel y hierbas. Picar finamente las hierbas y mezclar, con la pala de la amasadora, con la mantequilla y la miel hasta que se formen picos y la mezcla esté suave y espumosa. Poner en un bote y reservar.
    Precalentar el horno a 210º C.
    Volcar de nuevo la masa en la mesa de trabajo y dividir en dos, dejando tapada la parte que no usemos de momento. Aplanar ligeramente y poner la mitad del kale y del ajo por encima. Amasar para integrar y estirar de nuevo hasta formar un rectángulo de 9x13cm aproximadamente. Cortar 5 tiras a lo largo, retorcer y colocar sobre la bandeja de horno forrada con papel.
    Repetir la operación con el otro trozo de masa y, una vez colocados todos los palitos en la bandeja, hornear, a media altura con calor de arriba-abajo, durante unos 20 minutos o hasta que estén dorados.
    Retirar y pincelar con la mantequilla de miel y hierbas. Dejar enfriar sobre una rejilla.


    Presentar los palitos acompañados de la mantequilla ligeramente en pomada y veréis que cosa más más rica.
    Si no encontráis kale podéis sustituirlo por col rizada, acelgas o espinacas aunque acabo de descubrir que ya lo tienen embolsado hasta en Mercadona.

    Fuente : Premeditated Leftovers

4 comentarios:

NIKICHAN ZAFEIRY dijo...

Que ricos :) el pan en general me gusta y mucho pero estos palitos o piquitos son adictivos para mí me los comería yo sola toditos y si les pones salsa para dipear Pff ya no tengo remedio entonces jjaja Un beso

recetas de una gatita enamorada

Aisha ZD dijo...

Estoy salivando y con un antojo de palitos que ni te cuento!
besos

Yoli Recetillas dijo...

Que ricos!!! Para empezar y no parar!!!

Biquiños

A table con Carmen dijo...

¡Que imaginación y que buen resultado, estos palitos son de los que comienzo a comer y no sé pararme ;-)

B7sssss