Seguidores

sábado, 16 de agosto de 2014

Köttbullar, las albóndigas suecas

    Uno de los pasados retos de FoodBloggers Trotamundos, el de el mes de Junio, nos llevaba a Suecia de la mano de Julia de "Petites Sucreries" y una de las propuestas saladas que nos invitaba a preparar eran estas albóndigas. Entonces no llegué a tiempo de publicarlas pero, como a mí me gustaron mucho, aquí os dejo la receta.


    La verdad que estaban muy ricas pero, si digo la verdad, la cara de mi hijo era todo un poema cuando las vio en el plato, jejjeje. Lo cierto es que cuando me preguntó que qué había para comer y le dije que albóndigas, que le requete encantan, se le puso una sonrisa de oreja a oreja y cuando vio esa salsa tan clarita, evidentemente está hecha con nata, ya no sabía si reír o llorar, jejjeje. Tuve que reprimir una carcajada al ver el cambio en su expresión para evitar que me las pudiera lanzar a la cara, jejjeje. Al final no llegó la sangre al río, se sentó a la mesa y se las comió sin decir nada... solo cuando se levantó de la mesa me pidió por favor que las próximas albóndigas se las hiciera normales.


    Ingredientes :
  • 750 g de carne picada, mezcla de ternera y magro
  • 1/2 cebolla grande
  • 30 g de mantequilla
  • 80 ml de leche
  • 25 g de miga de pan
  • 1 huevo
  • 1 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada
  • 1/2 cucharadita de cardamomo (le puse solo 1/4)
  • 1 cucharadita de pimienta negra de molinillo recién molida
  • Aceite de oliva para freír
    Para la salsa :
  • 90 g de mantequilla
  • 40 g de harina
  • 500ml de caldo de ave
  • 10 ml de nata de cocinar
    Poner la mantequilla en una sartén y rehogar, a fuego medio, la cebolla muy picadita hasta que empiece a tomar color. Apartar del fuego y dejar enfriar.
    Echar la miga de pan en la leche y, después de que haya reposado un poco, triturar.
    Poner en un bol la carne, la sal, las especias, el huevo ligeramente batido, la mezcla de pan y leche y la cebolla pochada e integrar todo. Puedes hacerlo con una cuchara de madera pero como queda más uniforme es haciéndolo con la mano.
    Formar albóndigas con la mezcla y freír por tandas. Dejar escurrir sobre papel de cocina para retirar el exceso de grasa mientras preparamos la salsa.
    Derretir la mantequilla en una cazuela de fondo grueso. Espolvorear la harina por encima y cocer hasta que se dore. Sin parar de remover., verter el caldo y dejar cocer unos 5 minutos. Añadir la nata y echar dentro las albóndigas. Cocer unos 15 minutos.
    Servir acompañadas con puré de patata y una cucharada de mermelada de arándanos rojos caliente.
 

    Fuente : Directo al paladar