Seguidores

sábado, 13 de noviembre de 2010

Arroz con leche y castañas. Hemc # 48

    Esta es mi aportación, y la primera vez que participo, al Hemc # 48.
    Cuando me enteré que, este mes, el tema propuesto por Sara (de cocina para emancipados) en Hemc eran las castañas me entró una añoranza tremenda de Valladolid. De andar por la ciudad con esa niebla tan espesa que no te deja ver casi y, de repente, notar el olor de castañas asadas. Y recuerdo a mi padre pararse a comprar en alguno de los puestecillos callejeros, donde el humo se quedaba enganchado en la niebla no pudiendo ascender casi, y dejarnos llevar aquel cucurucho de papel de periódico para calentarnos las manos. A mí nunca me han gustado mucho las castañas pero lo calentitas que te dejaban las manos era una delicia.
    Y recuerdo el arroz con leche y castañas que hacía mi madre, receta de mi abuela, donde Yo apartaba las castañas y me comía el aroz con un sabor y un aroma especial e inigualable.
    Así que cogí la maleta y a mi hija y nos fuimos de "viaje de chicas" rumbo a Pucela a pedirle la receta a mi madre y...aquí está ese suculento plato.


    Ingredientes:
  • 3/4 de litro de leche
  • 1 palito de canela
  • la cáscara de un limón
  • 100 g de arroz
  • 50 g de azúcar
  • 125 g de castañas
  • 2 vasos de agua
  • 1/2 cucharadita de anises
  • 1 pizca de sal
  • 2 ó 3 rebanadas de pan del día anterior
  • aceite para freir el pan
    Lo primero que haremos será ir preparando las castañas. Las lavaremos, haremos un pequeño corte y pondremos a cocer con el agua, la pizca de sal y los anises hasta que estén tiernas.


    Tendrá que quedar algo de agua pero no demasiada.
    Dejar hervir la leche con la canela, el limón y el azúcar hasta que este esté disuelto por completo y dejar infusionar un rato.


    Retirar la canela y el limón y poner de nuevo al fuego, cuando vuelva a romper el hervor añadir el arroz (que habremos lavado en un colador debajo del grifo) y bajar el fuego al mínimo. Cuando el arroz esté medio cocido, unos 12 minutos, añadir las castañas peladas y 1/2 vaso del agua de cocerlas colado previamente.


    Terminar de cocer, removiendo de vez en cuando para que no se pegue en el fondo de la cazuela, hasta que el arroz esté tierno...debe quedar bastante caldosito  pero cremoso porque al enfriarse se espesará un poco. Dejar enfriar en los cuencos donde se vaya a servir.



    Y ahora viene la parte más rara de como comemos este arroz en mi familia, y la que más le gustaba a mi abuela. Cortar las rebanadas de pan en cuadraditos y freírlos en el aceite caliente.


    Retirar la mayor parte del aceite y dejar el culillo donde se quedan los restos del pan frito para añadírselo por encima al arroz. Dejarlo reposar un rato y servir acompañado de los tostoncillos de pan frito.
    Sin duda el final del plato es un tanto peculiar pero...eeesstá buenísimo.

8 comentarios:

Mandarina dijo...

¡con lo que me gusta el arroz con leche! Esta preparación es muy rara para mí, en realidad casi nunca mezclé nada con el arroz con leche. Hay que animarse a más, jeje
¡Saludos!

recetasverocava dijo...

No sabia de esta receta, la probare, un beso guapa

Piligoto dijo...

Buenísimo este arroz con leche, nunca lo había probado con castañas, tiene una pinta estupenda. Besos.

Verónica dijo...

Me encanta el arroz con leche!!
Lo probaré con castañas,la combinación debe de ser perfecta.
Tengo una cosa en mi blog para ti.
Besitos!!!

EnLaLuna dijo...

Pues mira, nunca se me hubiera ocurrido! Me parece una idea francamente buena!

Anónimo dijo...

Bueno... yo pensaba que esta receta era sólo de mi abuela, claro ella era de la privincia de Valladolid (yo del norte de Ávila). Hace un par de años se lo recordé a mi madre y desde entonces la estamos/estoy haciendo a menudo. Riquisimo este aaroz con leceh y castañas. HAbía una variedad que era hacerlas sin leche(con agua)y sin apenas azácar y era un plato fuertecito.

jbrare dijo...

Se me olvidaba; en mi casa siempre se ha hecho con castañas pilongas, que se dejan habando durante 24 horas, se les quitan la impurezas y después se cuecen durante unos 40 minutos y se siguen los mismos pasos, picatostes incluidos.

Anónimo dijo...

Muchas gracias. Hoy por casualidad han hecho comentario a esta receta en la radio y he vuelto a mi infancia. Mi madre era manchega y lo hacía, pero sin picatostes. Muchas veces lo he recordado y he preguntado a personas, pero hasta hoy he sido incapaz de conseguirlo.