Seguidores

domingo, 5 de agosto de 2018

Langostinos y naranja de Enrique Olvera {Cooking the Chef}

    Después de unos merecidísimos días de descanso vuelvo a la carga con nuevas recetas. Y, como no, comienzo con uno de mis retos preferidos : Cooking the Chef.
    En julio y agosto el reto es un poco distinto, no tenemos nuevos chefs sino que se trata de una repesca. Esto esta genial porque así nos da la oportunidad de hacer recetas de esos chefs que, por uno u otro motivo, se nos han quedado en el tintero.
    La receta con la que hoy me reencuentro con vosotros pertenece a uno de esos casos, el único chef internacional con el que no había participado : Enrique Olvera.


    Una de las cosas que más me ha gustado de este chef son la cantidad de recetas sencillas y relativamente rápidas que tiene... como estos langostinos y naranja que he preparado, y que tanto han gustado en casa.
    Yo la he modificado ligeramente para adecuarla un poco a lo que tenía en casa, porque, por ejemplo, no tenía ninguna intención de comprar vodka de naranja ni agua con gas sólo para utilizar un poco y luego se quedaran las botellas muertas de asco en algún armario donde tampoco tengo demasiado sitio. Los ingredientes que os pongo son los que yo he utilizado para preparar 2 platos, aunque si queréis ver como lo hace él podéis pinchar en este enlace.

 
    Ingredientes :
  • 20 langostinos grandes
  • 50 g de mantequilla
  • 3 naranjas
  • 2 cucharaditas de cebollino picado
  • 40 ml de Cointreau
  • 160 ml de zumo de naranja
  • 1 cucharada de pimentón picante
  • 2 cucharadas de orégano
  • 1 pizca de comino en polvo
  • 40 g de harina de tempura
  • Agua muy fría
  • Sal
  • Pimienta negra de molinillo recién molida
  • Aceite de oliva virgen extra para freír
    Pelar una naranja sin llegar a la parte blanca Hacer una juliana con esa piel. Reservar.
    Sacar los gajos a lo vivo de todas las naranjas. Estrujar sobre un bol los restos que queden después de sacar los gajos para recoger todo el jugo posible. Medir la cantidad necesaria y reservar.


    Como veis yo saque la juliana con un utensilio especial para ese fin... será por trastos que tengo en casa, jejjeje.
     Pelar los langostinos y retirar el intestino de cada uno. Las cabezas las podéis utilizar para hacer el fondo para un caldo, unas deliciosas natillas de marisco (pincha aquí) o una salsa americana, así que ni se os ocurra tirarlas.
    Poner la harina de tempura, el orégano, el pimentón, el comino, sal y pimienta en un vaso alto y estrecho. Ir añadiendo agua helada poco a poco removiendo la mezcla al mismo tiempo hasta que tenga una textura ni muy clara ni muy espesa. Tener en cuenta que tiene que cubrir los langostinos con una capa muy fina. Reservar en la nevera hasta que se vaya a utilizar.
    Poner en una sartén caliente el Cointreau y, con muchísimo cuidado, prenderle fuego. Cuando baje la llama y esté casi apagada verter el zumo y dejar reducir.
    Picar el cebollino fino. Añadir a la sartén junto a la juliana de naranja y 12 langostinos pelados. Salpimentar al gusto. Bajar el fuego y agregar la mantequilla. Retirar y terminar de ligar la salsa realizando un pequeño vaivén con la sartén. Reservar en caliente repitiendo en vaivén de vez en cuando para que la salsa no se desligue.
    Insertar en brochetas de madera los 8 langostinos restantes, comenzando desde la parte de la cola. Poner un cazo profundo al fuego con abundante aceite de oliva. Sacar la tempura de la nevera y removerla bien. Pasar cada brocheta por la tempura y freír cuando el aceite esté bien caliente. Dejar dorar un par de minutos y sacar sobre un papel de cocina para retirar el exceso de grasa.
    Sólo quedará presentar el plato.


    Colocar en cada plato 6 gajos de naranja formando un círculo y sobre cada gajo de naranja uno de los langostinos guisados. Salsear por encima.


    Colocar en el centro 4 brochetas de langostinos apoyando los palos unos contra otros.


    Servir enseguida.

1 comentario:

Rut Vidal dijo...

Qué bonito, y seguro que también estaba delicioso. A mí también me gustó mucho Enrique Olvera. ¡Hasta la próxima!