Seguidores

sábado, 21 de enero de 2017

Bundt de calabaza, arándanos rojos y pepitas de chocolate blanco

    Frío, hace muuucho frío y que mejor forma de calentar el ambiente que encender el horno para preparar algo rico. Los que seguís este blog ya sabéis cuanto me gusta la calabaza, me da igual de la variedad que sea o el que forme parte de preparaciones dulces o saladas, pero es en estos días donde casi se vuelve una necesidad el incluirla en mi dieta y, meter una calabaza a hornear se hace casi imprescindible, no solo por el delicioso manjar resultante sino por el intenso y embriagador olor que aromatizará toda la casa.
    Este manjar, horneado en un molde de bundt cake, una de mis últimas adquisiciones de Nordic Ware, el Harvest Leaves, va a ser el ingrediente principal del bizcocho que hoy os traigo aportándole una jugosidad extraordinaria.


    Además que el ligero toque picante que le dan las especias del tradicional "pumpkin pie" americano, el puntito de acidez de los arándanos rojos y la dulzura y cremosidad del chocolate blanco hacen que este bundt resulte deliciosamente especial ¿te atreves a probarlo?


    Ingredientes :
  • 150 ml de aceite de girasol
  • 250 g de azúcar moreno
  • 3 huevos L
  • 410 g de puré de calabaza
  • 350 g de harina
  • 1 cucharadita de especias para tarta de calabaza o pumpkin pie spice* 
  • 1 y 1/2 cucharaditas de levadura química (tipo Royal)
  • 1 y 1/2 cucharaditas de bicarbonato sódico
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 250 ml de leche (la mía era semi)
  • 100 g de arándanos rojos secos
  • 100 g de pepitas de chocolate blanco
  • Azúcar glass para espolvorear
    * Las especias que lleva esta mezcla son nuez moscada, canela, jengibre, clavo y pimienta de Jamaica.


    Precalentar el horno a 175º C
    Engrasar el molde elegido procurando que llegue bien por todos los rincones.
    Tamizar la harina junto a la levadura, el bicarbonato, la sal y las especias. Reservar.
    Batir en un bol el azúcar y el aceite hasta que este emulsione. Añadir los huevos uno a uno batiendo hasta que este totalmente integrado entre cada adicción. Echar el puré de calabaza y seguir batiendo hasta que la mezcla esté homogénea.
    Agregar la harina de tres veces alternándola con la leche sin batir demasiado para que no se desarrolle el gluten de la harina y evitar así que el bizcocho quede gomoso.
    Añadir los arándanos y las pepitas de chocolate e integrar con ayuda de una lengua de repostería hasta que se repartan de manera uniforme por toda la masa.
    Verter en el molde anteriormente preparado echando la mezcla siempre desde el mismo lado, igualar con la lengua y hornear, a mitad de horno con calor de arriba-abajo, durante una hora aproximada o hasta que al pinchar con una brocheta esta salga limpia.
    Sacar del horno y dejar reposar sobre una rejilla por lo menos 10 minutos antes de desmoldar. Bambolear el molde ligeramente para que el bizcocho se despegue de las paredes, poner la rejilla encima y volcarlo sobre ella. Dejar que se termine de enfriar.


    Una vez frío, si queréis, podéis espolvorearlo con azúcar glass o glasearlo. Yo no suelo glasear los bundts ya que en gran parte están destinados para la hora del café en el trabajo y sería bastante engorroso llevármelos de esta manera así que tan solo los espolvoreo con glass.


    Os aseguro que estaba insuperable, y digo estaba porque ya no quedan ni las migas, jejjeje.


    ¿¿¿A que tiene buena pinta??? Pues las fotos no le hacen justicia, hacía tiempo que no me quedaba un bizcocho tan jugoso y es que echar calabaza es un acierto seguro.

3 comentarios:

Sarahoria dijo...

A mi también me gusta mucho la calabaza y tu bundt cake tiene una pinta buenísima! :) Un saludo

Debora de lucas dijo...

que buena pinta que tiene guapa ,me llevo un trocito con tu permiso ,besotes

carmen - Rezetas de Carmen dijo...

menuda combinación de sabores más peculiar, tiene que estar deliciosa!