Seguidores

lunes, 28 de enero de 2013

Natillas con haba tonka

    En la entrada anterior, la del Reto de l'Annie de Sonia, recordaréis que había utilizado una clara de huevo ¿verdad? Pues, como en mi casa no se tira nada y todo se aprovecha, había llegado el momento de darle un uso a esa yema de huevo que nos quedó desamparada, jejjeje.
    Sonia siempre me está pidiendo que le haga natillas, y es que le encantan, así que como el reto era con ella decidí completarle el día y hacer ese postre que tanto le gusta. Sabía que iba a salir poca cantidad pero aún así conseguí que me salieran 2 potecitos perfectos para degustar después de la cena... así no habría posibles peleas : uno para Sonia y otro para Sergio, jejjeje.


    La verdad que unas natillas sencillas no tienen complicación alguna pero, como no, tenía que ponerles un puntito distinto ya que, además, las iba a utilizar siendo mi aportación al evento de este mes de "Memòries d'una cuinera" donde también nos invitaban a prepararlas.


    Mi puntito especial ha sido elaborarlas con haba tonka. Vi el botecito en la alacena y me dije : ¿por qué no? Y utlicé un haba.

    Ingredientes :
  • 1 yema de huevo
  • 125 ml de leche entera
  • 1 cucharada de azúcar muy fina
  • 1 haba de haba tonka
  • 1/2  cucharadita de maicena
  • 2 galletas maría
    Lo de las galletas no es optativo," unas buenas natillas siempre deben llevar su galleta" exactamente eso es lo que me contestó Sonia al decirle que no tenía ni una en casa y me tocó ponerme los zapatos corriendo y bajar al super, que ya iban a cerrar, para comprar un paquete.
    Hay que ver lo que llegamos a hacer por los crios, jajjaja.


    Coger una cucharada de la leche y desleír en ella la maicena.
    Poner a calentar el resto de la leche con el haba dentro. Justo cuando empiece a romper el hervor retirarla del fuego y dejar infusionar por lo menos 10 minutos.
    Mientras batir la yema con el azúcar hasta que esta blanquee y el azúcar esté disuelto.
    Volver a llevar la leche al fuego, retirando antes el haba, y añadir la mezcla de yema y azúcar removiendop sin parar, a fuego lento. Agregar la maicena disuelta y seguir removiendo hasta que espese ligeramente y la crema nape la cuchara.
    Cuando tenga la consistencia deseada echarla en los pocitos donde la vayamos a servir y dejar enfríar. Para que no se forme costra pondremos la galleta encima como si fuera una tapa.


    Llevar a la nevera y, en cuanto se terminen de refrigerar, ya estarán listas para comer.


    Parece mentira como algo tan sencillo puede estar tan bueno... ya quisieran las natillas que venden estar ni siquiera la mitad de ricas.

5 comentarios:

Mi toque en la cocina dijo...

He conocido tu blog por casualidad y aquí me quedo como seguidora para no perderme ninguna receta. De paso te invito a que conozcas mi blog a ver que te parece.
Un besito desde Las Palmas y feliz semana.

Viví Taboada dijo...

un toque fantastico para hacer que esta natillas sean un postre de lujo, bicos

Teresa dijo...

Ummm no tengo haba tonka en casa ni se donde conseguirla pero creo que mañana voy a hacer tu receta, además en esa cantidad como regalo ;)

Besos

Coses de Llàbiro dijo...

Nunca he utilizado el haba tonka.
Dos por uno: el reto y las natillas!
Muchísimas gracias por participar.

Judith dijo...

Puedes estar segura que no són ni 1/4 de buenas las originales!!! una aportación muy buena. Muchísimas gracias por participar Vivi. Besos