Seguidores

domingo, 21 de diciembre de 2014

Minced meat pies. Irlanda. Faltan 4 días

    La ventanita de hoy del Calendario de Adviento nos llevan a la bella Eire donde muchas de sus costumbres y tradiciones tienen origen en los periodos gaélicos de la vieja Irlanda.
    En Navidad, a la que ellos llaman Nollaig, la tradición manda que, en la noche de Nochebuena, el más pequeño de la familia encienda una vela, que se colocará en la puerta o al lado de una ventana, para dar la bienvenida a José y María en su peregrinar buscando refugio e indicándoles que allí tendrán el cobijo y el calor de un sitio seguro. La vela se dejará encendida toda la noche y solo podrá apagarla una niña o mujer cuyo nombre sea María.
    Acabada la cena se coloca en la mesa de nuevo, cercano a la vela encendida, un pan con semillas de alcaravea y pasas, uvas y un vaso de leche, el fuego no se apagará esa noche, dejándose la puerta trasera abierta para que los peregrinos puedan así reponer fuerzas. Este costumbre tiene origen en la creencia celta de que un extraño que pedía amparo podía bien ser una divinidad disfrazada.
    El día 26, St Stephen, se festeja el Wren Boys donde los jóvenes salen a las calles, estrafalariamente vestidos y con sus caras tiznadas de hollín, desfilan cantando canciones tradicionales y pidiendo dinero. A todo aquel que les da un donativo le regalan una pluma que dicen va cargada de buena suerte.
    En Nochevieja los irlandeses limpian a fondo sus casas como señal de buen augurio, llenan la despensa de provisiones y la bodega de leña con la esperanza de que el año nuevo sea igual de abundante.
    El día 6 de Enero se celebra Oíche Nollaig na mBan donde, durante ese día, los hombres se encargan de la casa y de la comida para que las mujeres descansen... ese si que es un regalo de reyes, jejjeje, ¿a qué si? Porque los regalos los trae San Nicolás solo que, aquí en Irlanda, va vestido de verde. Los niños se encargan de dejarle un minced meat pie y un vaso pequeño de whiskey irlandés o un botellín de cerveza para él y una tiernas zanahorias para sus renos.
    En cuanto a las comidas, en Nochebuena es costumbre tomar como postre Christmas pudding y en Navidad comer los típicos Minced meat pies.
    Faltan 4 días. Nollaig Shona Dhuit!!


    Estos pastelillos proceden de la edad media, ya eran consumidos por los cruzados a su regreso de Tierra Santa,  por eso la tradición dice que no hay que cortarlos nunca sino comerlos a bocados y en silencio.


    A Enrique V de Inglaterra se los sirvieron en el banquete que tuvo lugar con motivo de su coronación en 1413. Durante el mandato de Oliver Cromwell fueron prohibidos, así como todo lo que estuviese relacionado con cualquier tradición y/o ceremonia de la religión cristiana.

    Ingredientes :
  • 1 lámina de masa quebrada
  • 200 g de carne picada
  • 30 ml de agua
  • 1 cucharadita de bovril (extracto de carne)
  • 1/2 manzana (100 g)
  • 25 ml de vinagre de manzana
  • 50 g de azúcar moreno
  • 50 g de ciruelas pasas
  • 50 g de pasas sultanas
  • 50 g de pasas golden
  • 50 g de orejones de albaricoque
  • 30 g de almendras peladas
  • 1/2 naranja
  • 1 limón
  • 2 cucharadas de manteca de cerdo
  • 1/4 de cucharadita de canela molida
  • 1/4 de cucharadita de nuez moscada molida
  • 1/2 cucharadita de mezcla de especias para Christmas pudding
  • 100 ml de brandy para remojar las frutas + para el relleno

    Poner a remojo en los 100 ml de brandy, durante media hora, las pasas, las ciruelas pasas y los orejones. Las ciruelas y los orejones cortados en cuadraditas de tamaño similar al de las pasas. Escurrir y reservar. Medir el brandy que queda y añadir más, si hiciera falta, hasta completar 50 ml.
    Disolver, en un cazo, el azúcar en el vinagre y añadir la manzana pelada y cortada a daditos. Poner a fuego lento y dejar cocer hasta que la manzana cambie de color. Añadir la mezcla de frutas remojadas anteriormente, las especias, el zumo y la ralladura de la media naranja y del limón y las almendras groseramente picadas. Mezclar bien y dejar cocer hasta que tenga la textura de una mermelada espesa. Añadir el brandy y dejar cocer un par de minutos más. Reservar en caliente la mitad y la otra mitad guardarla en un bote esterilizado ya que solo necesitaremos una de las partes.
    Poner la manteca en una sartén profunda y, cuando esté derretida, agregar la carne. Rehogar hasta que pierda el color a crudo. Verter el agua y el extracto de carne y dejar que reduzca un poco antes de añadir la mezcla de frutas reservadas. Remover hasta que la mezcla esté uniforme y dejar espesar ligeramente.
    Precalentar el horno a 200º C.
    Extender la lámina de masa quebrada y cortar círculos, del tamaño del molde que se vaya a utilizar, con ayuda de un cortador acanalado, y estrellas que servirán como tapas.
    Engrasar ligeramente un molde de tartaletas, yo usé uno de magdalenas, y colocar un círculo dentro de cada cavidad. Apretar un poco el fondo para que no queden burbujas por bajo y rellenar con una cucharada de mezcla de carne y frutas. Cubrir con las estrellas y pincelar con un poco de leche.
    Hornear durante unos 15 minutos hasta que estén dorados. Dejar enfriar sobre una rejilla.
    Una vez fríos espolvorear con un poco de azúcar glass.


    La verdad que estos pastelillos me han sorprendido muy gratamente. Alguna vez había comprado una caja de los comerciales y no es que me hubieran entusiasmado pero estos no tienen ni punto de comparación con los comprados. Están exquisitos... hasta a Sergio, que es un poco más "delicado" para las comidas, le han encantado.

sábado, 20 de diciembre de 2014

Bûche de Noël. Francia. Faltan 5 días

    Las fiestas navideñas en Francia comienzan el día 24 siendo la cena de Nochebuena el punto álgido de las celebraciones. Son fiestas donde las familias se reunen para disfrutar de la buena mesa e intercambiar buenos deseos. Tras la cena acuden a la misa del gallo (messe de minuit). Los niños dejan los zapatos junto a la chimenea o debajo del árbol para que Pére Noël los llene de juguetes y dulces.
    Sin embargo, en el noroeste de Francia (Alsacia y Lorena), por influencia de Alemania, las celebraciones comienzan el día de San Nicolás, el 6 de Diciembre, y es él quien reparte los juguetes a los niños.
    En Lyon se celebra la Fête de lumières donde se rinde homenaje a la Virgen María colocando velas en las ventanas de todas las casas para iluminar el paso de la Virgen en su peregrinación. 
    En general el paladar exquisito y sibarita es el que marca  la cena de Nochebuena presentando platos como el foie-gras, las ostras, el boudin blanc, el salmón o preparaciones con diverso tipo de aves (pavo, capón, ganso) En Francia la tradición del tronco quemado desde Nochebuena hasta Año Nuevo, como promesa del nuevo comienzo, se translada también a la mesa en forma de postre sirviéndose el tradicional bûche de Noël .


    Sin embargo en la región de la Provenza es costumbre servir 13 postres para Navidad, representando a Jesús y los doce apóstoles, siguiendo la tradición ancestral mediterránea de compartir la abundancia con generosidad en Navidad, no pudiendo faltar la pompe à l'huile (especie de fougasse dulce), el nougat, los frutos secos y las frutas frescas locales acompañadas de un vin cuit (un vino donde el mosto, recién obtenido de la uva, se espesa a base de cocerse en una olla al que se le añaden diversas especias. También hay costumbre de colgar muérdago en la arcadas y marcos de las puertas para traer buena fortuna a la estación venidera.
    Faltan 5 días. Joyeux Noël!!


    Ingredientes :
  • 2 huevos
  • 60 g de azúcar
  • 1 sobre de azúcar avainillado (8 g)
  • 1 pizca de sal
  • 60 g de harina
  • 100 g de crema de chocolate (yo puse nocilla)
  • 100 g de chocolate postres 
  • 10 g de mantequilla
  • 1/2 cucharadita de extracto de crema de naranja
  • Azúcar glass para espolvorear
 
    Precalentar el horno a 200º C.
    Forrar una bandeja de horno con papel de horno.
    Batir los huevos con el azúcar y el azúcar avainillado hasta que espumen y se vuelvan blanquecinos. Añadir la harina y la pizca de sal y remover hasta integrar. Verter en la bandeja y alisar la superficie.
    Meter al horno a media altura y dejar cocer 15 minutos.
    Sacar y retirar de la bandeja. Espolvorear con azúcar un paño de cocina limpio y volcar el bizcocho sobre él. Retirar el papel de horno y enrollar con ayuda del paño. Dejar enfriar.
    Una vez frío desenrollar y retirar el paño, extender la crema de chocolate y volver a enrollar. Cortar las puntas y colocarlas en los laterales.
    Deshacer el chocolate con la mantequilla en el microondas, añadir el extracto y remover hasta integrar. Cuando esté tibio verter sobre el bizcocho y extender. Cuando esté medio frío marcar con un tenedor.
    Cuando el chocolate esté duro espolvorear con azúcar glass y terminar de decorar como se prefiera. Yo he elegido algo muy simple, unos copos de nieve de pan de ángel y unas hojas de chocolate. No necesita añadir más para estar absolutamente delicioso.


    Quizás sea por los años que mi familia vivió en Fuenterrabía pero, durante mucho tiempo, el postre elegido por Navidad en mi casa era un tronco. Y yo lo preparo en muchas ocasiones en estas fechas.

viernes, 19 de diciembre de 2014

Ensalada Rosolli. Finlandia. Faltan 6 días

    La ventanita de hoy del Calendario de Adviento nos lleva al país donde se encuentra la casa de Santa Claus, Finlandia.
    La Navidad es una época muy importante que se centra en la familia y el hogar y, aunque las celebraciones comienzan  oficialmente con el primer domingo de adviento, ya unas semanas antes se comienza con los preparativos y los adornos en lo que ellos llaman pikkujoulu, que traducido es algo así como "la pequeña Navidad".  El día 6, coincidiendo con el día de San Nicolás, se celebra el Día de la Independencia. Después llegará el día 13 donde, al igual que en toda escandinavia, se celebra el día de Santa Lucía, conmemorando la victoria de la luz sobre las tinieblas.
    También es costumbre dejar la casa bien limpia para recibir la Navidad así como acudir  ellos mismos a tomar una sauna para purificarse antes de la cena de Nochebuena.
    El día anterior a la Nochebuena se va a escoger un árbol y se decora con velas e hileras de banderas de distintos países, como símbolo de la amistad entre los pueblos, pero no será hasta la Nochebuena cuando se enciendan las velas que lo adornan. Sin duda alguna, el día más importante para los fineses es el día de Nochebuena donde, a las 12 del mediodía en Turku, la ciudad más antigua del país, se proclama la "Paz navideña", una tradición que data del s.XIII y aún perdura. Los niños esperan la llegada de Joulupukki, vestidos como gnomos, y este los visita en sus casas en carne y hueso, ellos le ofrecen canciones, bailes y relatos.
    Al anochecer, sobre las 5 de la tarde, las familias se encaminan hacia los cementerios para encender velas en las tumbas de sus seres queridos.
    
    Faltan 6 días. Hyvää Joulua!!


    Dentro de las comidas tradicionales para la cena de Nochebuena está la ensalada Rosolli acompañada de arenques marinados.


    Ingredientes :
  • 1 patata grande (100 g)
  • 1 zanahoria grande (100 g)
  • 1 remolacha pequeña cocida (110 g)
  • 1 pepinillo en vinagre
  • 1 cebolleta mediana
  • Sal 
  • Pimienta blanca de molinillo recién molida
  • 2 huevos cocidos
    Para la vinagreta :
  • 100 ml de nata líquida
  • 1 cucharadita de vinagre
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 2 cucharaditas del agua de la remolacha

    Pelar, lavar y cortar en cuadraditos la patata y la zanahoria y poner a cocer en abundante agua salada hirviendo hasta que estén tiernas, unos 10 minutos.
    Escurrir y pasar por agua fría para enfriar. Reservar en un bol.
    Cortar en cuadraditos del mismo tamaño la remolacha y el pepinillo y añadir al bol de la patata con zanahoria.
    Pelar la cebolleta, cortarla en cuadraditos y agregarla también al bol.
    Salpimentar y remover para que la mezcla quede homogénea.
    Batir la nata ligeramente, echar el azúcar, el vinagre y el agua de la remolacha para darle color y remover hasta que esté uniforme.
    Añadir 2 cucharadas de vinagreta a la ensalada y remover hasta integrar.
    Adornar la ensalada con los huevos cocidos, con las claras y las yemas picados por separado, formando rayas por encima. Acompañar del resto de la vinagreta.


    Es una ensalada tan vistosa como rica y muy muy fácil y rápida de preparar, toda una delicia.

jueves, 18 de diciembre de 2014

White chocolate cherry coke bundt cake. Estados Unidos. Faltan 7 días

    En el atardecer del día de hoy encenderemos la tercera vela de la hanukkiá (recordar que, para los judíos, el día comienza al divisar la tercera estrella del atardecer).
    No penséis que me he equivocado o que hoy volvemos a hablar del pueblo judío, la ventanita de hoy nos hace viajar hasta un país donde este pueblo tiene una grandísima influencia : Estados Unidos.
    Básicamente las tradiciones y costumbres, tanto las navideñas como las de otras celebraciones, son heredadas de los pueblos que se han ido estableciendo en estas tierras. Sin embargo hay celebraciones no tan conocidas que si son puramente estadounidenses.
    La sociedad afroamericana, por ejemplo, tiene la fiesta del Kwanzaa que consiste en 7 días de celebraciones, del 26 de diciembre al 1 de enero, durante los cuales las familias decoran sus casas con objetos y telas de simbolismo africano, se realizan libaciones , se comen frutas frescas en honor de quien las ha cultivado, se coloca una mazorca de maíz por cada niño de la casa como representación del futuro de la familia,  todo esto como forma de rendir respeto y gratitud a sus antepasados. Además se enciende un candelabro con 7 velas, kinara, de manera similar a la tradición judía, una por día salvo el día de comienzo, que se enciende la primera y la vela del brazo mayor, y cada uno de los 7 días está dedicado a un principio concreto : unidad, autodeterminación, trabajo colectivo y responsabilidad, economía cooperativa, gran propósito, creatividad y fe. Esta fiesta la instauró, en 1966, Maulana Karenga.
    También los primitivos pueblos americanos, los indios, celebran durante el 21 de diciembre el culto al sol en el solsticio de invierno. Los hopi, los navajos, los zuñis, son pueblos que, durante el solsticio, realizan una ceremonia ritual, soyal, donde practican largas sesiones de rezos, dentro de unas cuevas rituales sagradas llamadas kiva, cuyo objetivo es que el sol vuelva de su largo letargo invernal. También es momento de intercambio de presentes y donaciones a los chamanes de las tribus, como ropas adornadas con plumas. Es tradición que durante la ceremonia coman pan piki, una torta realizada con harina de maíz azul cocida sobre rocas calientes engrasadas con sebo.
    Sin embargo el inicio de las fechas navideñas que conocemos viene marcado por la celebración del día de Acción de Gracias, Thanksgiving, otra celebración puramente americana, el 4º jueves del mes de Noviembre, aunque para el exterior podría afirmar, casi con total seguridad, que la impresión es que comiencen con el encendido de las luces del gigantesco árbol de Navidad del Rockefeller Center de Nueva York.
    Sea como fuere la verdad es que la imagen de la Navidad que tenemos más asociada a los estadounidenses es la de Santa Claus. Una imagen íntimamente ligada a la Coca-cola ya que fue, en una campaña publicitaria navideña de esta marca de refrescos, la que creó la figura bonachona y rechoncha que ahora nos viene a la cabeza cada vez que pensamos en el viejecito de la barba blanca que baja por la chimenea para dejar bajo el árbol los regalos durante la Nochebuena. Santa Claus va surcando los cielos montado en un trineo conducido por 8 mágicos renos. El reno guia es Rodolfo, el más famoso de todos, gracias a su resplandeciente nariz. 
    Así que para esta ventanita yo he querido hacer algo lleno de simbología navideña estadounidense : por un lado la coca-cola por su Santa Claus, por otro las cerezas representando la nariz roja de Rodolfo y, para unificarlo todo, un molde de bundt de Nordic Ware... ¿puede haber algo más americano? Jajjaja
    Faltan 7 días. Merry Christmas!!


    Ingredientes :
  • 200 g de azúcar
  • 200 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 350 g de harina
  • 3 huevos grandes
  • 200 g de cerezas confitadas
  • 250 ml de cherry coke
  • 125 g de agua hirviendo
  • 180 g de chocolate blanco (1 tableta de Nestlé postres blanco)
  • 1 cucharadita de vainilla en pasta
  • 1/2 cucharadita de extracto de cereza
  • 1/2 cucharadita de levadura química
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1/2 cucharadita de sal
  • Azúcar glass para espolvorear

    Poner el agua hirviendo en un bol. Trocear el chocolate blanco y añadírselo al bol, remover hasta que esté totalmente derretido. Dejar que se enfríe ligeramente.
    Precalentar el horno a 180º C.
    Tamizar la harina, la levadura, el bicarbonato  la sal y reservar.
    Engrasar el molde elegido con spray desmoldante incidiendo bien en los relieves que tenga el molde. Yo escogí este de abetos que me pareció la mejor elección para un bundt navideño.
    Batir la mantequilla con el azúcar hasta que la mezcla quede blanquecina y espumosa. Ir añadiendo los huevos de uno en uno, batiendo bien hasta integrar antes de añadir el siguiente. 
    Verter el chocolate disuelto en el agua, la mezcla debe estar tibia, y seguir batiendo hasta que se incorpore totalmente.
    Añadir 1/3 de la mezcla de harina y batir , agregar la mitad de la cherry coke e integrar, repetir el proceso con otro tercio de harina, el resto de la cherry coke y terminar con la harina. Batir hasta que quede una mezcla uniforme pero sin trabajar demasiado.
    Verter la mezcla en el molde preparado y agregar las cerezas confitadas distribuidas por toda la superficie. Con ayuda del dorso de una cuchara introducirlas ligeramente en la masa y alisar la superficie.
    Hornear durante 60 minutos o hasta que al pinchar con una brocheta esta salga limpia.
    Sacar sobre una rejilla y dejar reposar 15 minutos antes de girar el molde en el plato de servir. Desmoldar y dejar terminar de enfriar sobre la rejilla.
    Justo antes de llevar a la mesa, cuando el bundt esté totalmente frío, espolvorear con azúcar glass.


    La mezcla de cereza con el chocolate blanco está espectacular. 


    Es altamente adictivo, os lo aseguro, de hecho, entre lo que hemos comido en casa y lo que han comido mis compis del café, no ha durado ni un asalto y eso que el bundt era grande, jejjeje.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Levivot para Hanukkah. Israel. Faltan 8 días

    El mes de diciembre no solo es motivo de celebración para la religión cristiana, también en este mes los judíos tienen una celebración importante.
    Hoy es el primer día de Hanukkah. Hoy es 25 de Kislev, tercer mes según el calendario hebreo, y durante 8 días se celebra la también llamada fiesta de las luminarias que conmemora la derrota de los helenos y la recuperación de la independencia judía a manos de los macabeos sobre los griegos y, la posterior purificación del templo de Jerusalén de los iconos paganos, en el S.II a C.
    La tradición judía habla de milagro ya que se pudo tener encendido el candelabro del templo durante 8 días sin apenas aceite.
    Esto dio origen a la principal tradición de la festividad que consiste en encender las velas de un candelabro de ocho brazos más uno mayor, el shamash, donde, cada día se enciende la vela de uno de los brazos con la vela del shamash. Esto conmemora el milagro de los ocho días que duró el aceite.
    Es costumbre reunirse al atardecer, momento en el que comienza el día al aparecer la tercera estrella visible según la tradición judía,  para encender la vela que corresponde a cada día de la Hanukiá, que es así como se llama el candelabro, e incluso intercambiar presentes. La vela permanecerá encendida durante 30 minutos. En estos días también se realiza el rezo completo del Halel y la lectura de partes del Torá pero principalmente son días de banquetes, cantos, relatos, poesías y juegos para niños y adultos, con más de 200 años de tradición.
    Después de encender la vela los niños suelen jugar con el dreidel, especie de peonza de 4 lados y cada uno de ellos lleva grabada una letra en hebreo.
    Así de importantes como las luces es el aceite, de ahí que tanto los platos como los postres que se comen tradicionalmente durante la Hanukkah sean frituras.


     Israel es una amalgama de pueblos y religiones, la mayoría de sus habitantes no son cristianos y no celebran la Navidad por lo que los que si profesan esta religión adornan sus calles con colores y luces y, el día de Navidad, pintan una cruz roja en las puertas de su casa.
    Además durante estos días las calles de Israel se llenan de peregrinos que llegan con el afán de visitar los lugares sagrados para su religión.
    Faltan 8 días. Mo'adim lesimkha!!
 

    Ingredientes :
  • 520 g de patatas
  • 130 g de cebolla
  • 2 huevos
  • 2 cucharadas de harina bizcochona (con levadura)
  • Sal
  • Pimienta negra recién molida
  • Aceite de oliva virgen extra para freír
    Pelar, lavar, secar y rallar las patatas con ayuda de un rallador de grano grueso. Pelar y rallar las cebollas.
    Poner en un bol ambas ralladuras y agregar los huevos y la harina. Batir con ayuda de una varilla hasta que la harina esté bien disuelta y la mezcla uniforme. Salpimentar.
    Calentar en una sartén un buen chorreón del aceite e ir echando cucharadas de la mezcla hecha anteriormente. Cuando la fritura esté dorada darle la vuelta para que se dore por el otro lado.
    Sacar y dejar escurrir sobre papel de cocina para retirar el exceso de grasa.


    Estas tortitas de patata se suelen acompañar con salsa de manzana y crema agria.

martes, 16 de diciembre de 2014

Xocolatl,el chocolate de los aztecas (Champurrado) La flor de Nochebuena. Faltan 9 días

    Cuenta una leyenda de México, nacida en el siglo XVI, que había una niña muy pobre que no tenía ningún presente que ofrecer a Cristo así que recogió una humilde flor de pequeños pétalos rojos de la orilla de la carretera. Al llegar al altar a ofrecer el presente a la niña le pareció que la figura del niño le sonreía. La niña entonces se puso a llorar de alegría. Sus lágrimas regaron los pequeños pétalos de la planta que comenzaron a crecer hasta convertirse en una enorme estrella de color rojo. Todos se quedaron atónitos, era el presente más bonito de todos y le pusieron Flor de Noche buena.
    A partir de ese año los aldeanos comenzaron a adornar sus casa con una Flor de Noche buena.
    Lo cierto es que los frailes franciscanos comenzaron a utilizar estas flores como parte de sus celebraciones de Navidad en el siglo XVII creyendo que la hoja en forma de estrella de la planta simboliza la estrella de Belén y el color rojo de las hojas la sangre de Cristo.
    Después de conocer esta leyenda os invito a viajar a la antigua Mesoamérica, disfrutar como aztecas tomando un xocolatl,  y seguir conociendo las tradiciones mexicanas.


    Faltan nueve días para que llegue la Navidad y en México comienzan las posadas, que representan la penosa peregrinación de José y María buscando un lugar donde refugiarse en su viaje a Belén.  Aunque la peregrinación no duró 9 días así lo acomodaron los frailes agustinos, en 1587, para conseguir una novena, tratando de evangelizar a los indígenas, dando a cada día un significado :
  1. La humildad para convivir con armonía
  2. La fortaleza para realizar los deberes diarios
  3. El desprendimiento para rechazar todo deseo que desvíe de la fe cristiana
  4. La caridad, amar al prójimo
  5. La confianza en la misericordia divina
  6. La justicia para obrar con rectitud
  7. La pureza para rechazar al Maligno
  8. La alegría para alcanzar el cielo
  9. La generosidad para entregarse al servicio de Dios 
    El fin de la peregrinación está marcado por una gran fiesta donde se rompe una gran piñata, que representa a Satanás, llena de naranjas, mandarinas, caña de azúcar y maní. La piñata tradicional tiene 7 picos que representan los 7 pecados capitales, la venda en los ojos simboliza la fe ciega y el palo la virtud que vence al mal.
    Tras la fiesta se degustará un vaso con ponche o atole acompañados de tamales y buñuelos.
    La noche del 24 se acudirá a la misa del gallo y el 25 se colocará al niño en los nacimientos.
    (Fuente : eHow en español y México desconocido)

    ¡¡Feliz Navidad!! 


     Ingredientes :
  • 3 tazas de leche entera
  • 90 g de chocolate semi-dulce (valor postres 70%)
  • 1/2 cucharadita de canela
  • 1/2 cucharadita de extracto de almendra
  • 2 cucharadas de masa harina*
  • 1 pizca de cayena molida
  • Palos de canela para adornar
    *Para hacer la masa harina solo tendremos que ir echando agua tibia, muy poco a poco, en un par de cucharadas de harina de maíz, con una pizca de sal, para tortitas e ir amasando hasta que tengamos una masa manejable pero no dura.
    Calentar a fuego lento la leche, añadir el chocolate troceado, la canela y el extracto y dejar cocinar hasta que se derrita, unos 5 minutos. Subir el fuego y dejar que llegue al hervor, bajar de nuevo el fuego y dejar cocer un par de minutos.
    Retirar del fuego. Añadir la masa harina y batir. Yo lo trituré con la batidora para no encontrar grumos.
    Verter en tazas y agregar la cayena molida. Decorar con un palo de canela.


    Servir inmediatamente y, si se desea, agregar azúcar al gusto.


    (Fuente : Scarletta bakes)

  

lunes, 15 de diciembre de 2014

Pannettone con fresas y chocolate blanco. Los belenes. Perú. Faltan 10 días. {Reto entre amigas}

    Dice la tradición que San Francisco de Asís, en 1223, tras su peregrinaje a los Santos Lugares, volvió a Italia y, la noche de Nochebuena, en una cueva cercana a la ermita de Greccio, celebró una misa nocturna acompañada de una representación simbólica de la escena del nacimiento mediante un pesebre (sin niño) con el buey y la mula, basándose en la tradición cristiana así como en los evangelios apócrifos y así como en la lectura de Isaías. Después de celebrar la misa San Francisco predicó sobre el nacimiento de Cristo de tal manera que cusó una gran emoción entre los presentes.
    Tras esta primera ocasión se fue popularizando la instalación de belenes en las iglesias durante la Navidad, con figuras de terracota, cera o madera en lugar de seres vivos.
    Durante el s. XIV, los frailes franciscanos fueron llevando la representación como elemento predicador y el montaje de los Belenes por Navidad se consolidó en toda la península itálica y, poco a poco, fue pasando al resto de Europa. No fue hasta el s. XVIII cuando los Belenes llegaron a América. (Fuente : Wikipedia)
    Y es precisamente a América adonde nos dirigimos, exactamente a Perú.
    La Navidad peruana es muy familiar, todos acuden a la Misa del Gallo que se celebra en Nochebuena a las 10 de la noche. Durante toda la noche se escucha el estallido de los petardos hasta que, al llegar la media noche, se lanzan cientos de fuegos artificiales en todo el país para celebrar el nacimiento de Cristo. La gente se abraza deseándose Feliz Navidad. Es el momento en que se coloca al Niño en el pesebre y se reparten los regalos colocados bajo el árbol.
    La cena consiste en pavo al horno acompañado de arroz blanco sazonado con ajo, patatas asadas y puré de manzana cocida. El postre principal es, tachán tachán, pannettone, acompañado de una buena taza de espeso chocolate caliente. Teniendo en cuenta que en Perú es verano esta es una gran tradición ¿verdad? (Fuente : adonde.com)
    Fue a comienzos del siglo XX cuando Antonio D'Onofrio, hijo de inmigrantes italianos, lo introdujo con su propia marca en el país. Actualmente, exporta panettones, sobre todo a América Latina, Japón y Estados Unidos, siendo Perú el segundo consumidor mundial.(Fuente : Patty's Cake)
     Faltan 10 días Feliz Navidad!!


    Ya tenía publicado en el blog un pannettone tradicional (aquí) y otro con pepitas de chocolate y masa madre (aquí) así que, cuando reté a un grupo de amigas a hacer un pannettone pensé en hacer este ya que es algo diferente. Esta vez he adaptado la receta de La Zuccheriera, reduciendo la receta y añadiendo fresas deshidratadas y chocolate blanco... una combinación excelente que le da un sabor alucinante.
    Ingredientes :
  • 250 g de harina
  • 1 sobre de levadura seca (Maizena, equivalente a 14 g de levadura fresca)
  • 50 g de leche templada
  • 50 g de azúcar + 1/2 cucharadita 
  • 75 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 1 huevo + 1 yema
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de esencia de vainilla
  • 50 g de fresas deshidratadas
  • 65 g de chocolate blanco en pepitas

    Poner en una taza grande la leche templada y la 1/2 cucharadita de azúcar.  Disolver la levadura en la mezcla de leche, remover bien y dejar reposar durante unos 10 minutos, se formará una espuma muy densa que crecerá mucho.
    Mezclar la harina, la sal y la mantequilla, cortada en cuadritos, con la punta de los dedos hasta que esté todo integrado y se forme una masa uniforme.
    Añadir el azúcar y seguir trabajando, luego el huevo y la yema y, poco a poco, la mezcla de levadura.
    Trabajar hasta que se amalgame. Realizar un amasado francés hasta que la masa se vuelva lisa, brillante y muy elástica. Debe tener una buena membrana.
    Poner la masa en un bol, ligeramente engrasado, tapar con film plástico y dejar levar en un sitio cálido.
    Cuando haya doblado su volumen volcar sobre una superficie ligerísimamente enharinada, estirarla un poco con la punta de los dedos hasta formar un rectángulo y repartir las fresas y las pepitas de chocolate blanco por encima. Cortar en 4 y poner una pieza sobre otra, bolear la masa acariciándola de arriba a abajo para crear tensión superficial.
    Poner dentro del molde de pannettone y meter dentro de una bolsa de plástico hasta que casi triplique su volumen.
    Precalentar el horno a 200ºC
    Justo antes de meterlo al horno hacerle una cruz en la parte superior para que al cocer no se rompa por cualquier sitio.
    Hornear en una bandeja puesta en la parte baja del horno con calor de arriba-abajo. En la misma bandeja poner dos recipientes con agua para que el pannettone no se seque durante la cocción.
    Cuando lleve 10 minutos bajar a 180ºC y dejar cocer 25 minutos más. Si se dorara demasiado cubrir con papel de aluminio.
    Sacar del horno y dejar enfriar sobre una rejilla.


    En esta ocasión no lo colgué boca abajo y tengo que decir que, de todas maneras, estaba muy esponjoso... y rico ni os cuento, jejjeje.
    Y como ya os he comentado este es un reto, este es el logo tan chulo que nos ha hecho Blanca para la ocasión, así que os invito a visitar los pannettones de mis compañeras
    

    Nieves e Isa sin blog
    Teresa de Aurea's Kitchen
    Sonia de Encontrar laFelicidad en los Pequeños Detalles
    Blanca de Menjar a Ca la Blanca
    Cris de El Placer de Cocinar
    Paz de Galletas Mamipaz
    Isabella de La Rana de Azúcar
    Chus de Siguiendo a Nenalinda
    Ángeles de Sweet Cakes
    Mari de Las dulces recetas de Mari
    Evelyn de Cocina para Burros