Seguidores

lunes, 16 de enero de 2017

Arroz meloso de carabineros

    Hace tiempo que no subía la receta de un arroz, la verdad, es que siempre suelo hacer las mismas que ya tengo publicadas, pero como aún me quedaban unos cuantos carabineros congelados, que compré para Navidad, pensé que había llegado el momento de preparar algo distinto y... voilà, una maravilla de arroz.


    Para inspirarme me adentré en los arroces de Fentdetutto y elegí esta receta suya de arroz meloso de bogavante aunque a mí me quedó bastante más seco, qué le vamos a hacer! Él es un profesional y yo solo una aficionada principiante, pero para el próximo seguro que lo bordo... o eso espero, jejjjeje.


    Ingredientes :
  • 8 carabineros grandes
  • 245 g de gambones pelados
  • 275 g de arroz bomba
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de carne de pimiento choricero
  • 3 cucharadas de tomate triturado
  • 0,1 g de azafrán en polvo
  • 1, 5 l de fumet de pescado Aneto
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
    Calentar bien el caldo. Picar bien finos los dientes de ajo.
    Poner en una cazuela un buen chorreón de aceite de oliva y sofreír ligeramente los carabineros a fuego medio. Retirar y reservar.
    En el mismo aceite echar el ajo, bajar a fuego lento y, cuando comience a tomar color, añadir la carne de pimiento. Rehogar un poco, agregar el tomate, y cuando comience a cambiar de color, tiene que confitarse ligeramente, echar el arroz. Sofreír bien el arroz, esto hará que luego los granos queden sueltos.
    Verter el caldo bien caliente junto con el azafrán, rectificar de sal si hiciera falta, y dejar cocer a fuego medio durante 13 minutos desde que comience a hervir.
    Bajar un poco el fuego y añadir los gambones integrándolos en la cazuela. Poner los carabineros por encima y dejar que se termine de cocer el arroz.


    Dejar reposar unos minutos el arroz y servir enseguida.


    La verdad que hacía tiempo que no comíamos un arroz tan tan sabroso, si casi parecía que fuera de restaurante, jejjeje.


    Además si hubiera preparado  más cantidad más nos hubiéramos comido porque fue visto y no visto, vamos que en un abrir y cerrar de ojos los platos quedaron así


martes, 10 de enero de 2017

Roscón de Reyes de chocolate. El Roscón de Baltasar

    Ya han terminado las fiestas. Por fin llegaron los Magos, doctores de la iglesia o sacerdotes eruditos a los que en otro tiempo se les coronó como Reyes, cargados en mayor o menor medida de regalos. No puedo dejar de pensar en las tres cosas distintas que simbolizan. Cada uno de los Magos representa uno de los continentes que se conocía en la Edad Media y una de las edades del hombre. Melchor encarnaría a los europeos y a la edad anciana, Gaspar a los asiáticos y a la edad madura y Baltasar a los africanos y a la adolescencia. Así mismo los regalos, oro, incienso y mirra, simbolizan la realeza, la divinidad y la humanidad del recién nacido.
    En el blog ya tenía publicados dos roscones. El primero, el tradicional, sería el roscón de Melchor, representando la clara piel de los europeos. El segundo era de calabaza, el de Gaspar, con el toque de color de la piel de los asiáticos. Así que esté que hoy os traigo es el que cierra la trilogía correspondiendo a Baltasar, el representante africano... por eso no podía ser más que de dulce chocolate.


    Este año, bueno mejor dicho el año pasado, tuve el gran acierto de apuntarme al curso de Repostería Navideña de La Tallerería impartido por el gran Luis Olmedo (My European Cakes) y, uno de los ejercicios fue, como es de suponer, el roscón de Reyes... impresionante es decir poco.
    Poco podía imaginar que cuando una de mis compis de curso, Susana Alonso Talavera, nos enseñó una adaptación de la receta en la que había puesto cacao, creando su Roscón de Ferrero Rocher, me entraron unas ganas irreprimibles de hacer mi propia versión chocolatosa.
    Ya se que han pasado un porrón de días desde Reyes y que la red nos ha saturado un poco con roscones por todos lados, aún así no podía dejar de compartir con vosotros esta creación. 


    Ingredientes :
    Para el prefermento
  • 200 g de harina de fuerza  de 13% proteína (usé Harimsa)
  • 75 g de agua
  • 25 g de agua de azahar
  • 50 g de leche entera
  • 1,5 g de levadura seca de panadería
    Para la masa final
  • 280 g de harina de fuerza 13% proteína (usé Harimsa)
  • 20 g de cacao en polvo sin azúcar (usé Valor)
  • 110 g de azúcar blanquilla
  • 100 g de huevo batido
  • 5 g de sal
  • 30 g de ron de caña
  • 20 g de agua de azahar
  • 100 g de mantequilla en pomada
    Para la crema símil Ferrero Rocher (receta de Susana Ruggerini)
  • 200 g de nutella
  • 100 g de nata montada sin azúcar
  • 60 g de avellanas tostadas trituradas no muy finas
  • 30 g de barquillos en trocitos
    Para el baño de chocolate
  • 100 g de azúcar
  • 65 ml de agua 
  • 75 g de chocolate negro postres
    Para las avellanas caramelizadas
  • 1 puñado de avellanas
  • 25 g de azúcar
  • 1/2 cucharada de agua
    Además
  • Nata montada azucarada
  • Rizos de chocolate dorado
  • Ferrero Rocher
    Solo con la lista de ingredientes da un poco de miedo ponerse a ello pero realmente no es tan complicado. Lo primero será hacer el roscón.
    Mezclar los ingredientes del prefermento en un bol y amasar ligeramente hasta hacer una bola. Cubrir con film plástico y dejar fermentar durante una hora a unos 20º. Meter en la nevera toda la noche (yo lo tuve hasta la hora de comer)
   
    Al día siguiente poner el prefermento en el bol de la amasadora y añadir los demás ingredientes de la masa menos la mantequilla. Amasar a velocidad media hasta que esté algo trabajada, la tuve unos 12 minutos, en ese momento agregar la mantequilla cortada en trocitos y volver a amasar a velocidad media hasta que esté integrado durante unos 15 minutos. Al estirar un trocito de la masa con los dedos con mucha suavidad debe quedar una membrana muy fina, casi transparente. Una vez pasada la prueba de la membrana volcar la masa sobre la encimera, ligeramente engrasada, ir metiendo los extremos de la masa hacia el centro, haciendo unos 20 pliegues, hasta que se forme una bola que colocaremos en un bol ligeramente engrasado con los pliegues hacia arriba. Cubrir con plástico y dejar levar hasta que suba un poco pero sin llegar a doblar el volumen. Yo la dejé un par de horas a 20º, le dí otros 10 plegados y después la metí a la nevera toda la noche.

    Al día siguiente la deje atemperar una hora y comencé a darle forma. Con esta cantidad de masa me salieron dos roscones medianos. Dividí la masa en dos y una de las partes la dividí de nuevo en 6. Formé bolas con cada parte y las fui poniendo, formando un círculo pero sin tocarse, sobre una bandeja de horno cubierta con papel. Aquí fui un poco a mi bola y no seguí las indicaciones de Luis. Puse un vaso ligeramente engrasado en el centro de las bolas, metí la bandeja dentro de una bolsa de basura limpia y la dejé dentro del horno toda la noche, teniendo cuidado de que la bolsa estuviera un poco hueca para que no tocara la masa.

    Al día siguiente la masa había doblado su volumen así que retiré la bolsa, precalenté el horno a 180º C, y una vez llegado a esta temperatura lo horneé durante media hora. Sacar del horno y dejar enfriar sobre una rejilla.


    Mientras se enfría prepararemos la crema símil Ferrero Rocher, el baño de chocolate y las avellanas caramelizadas.
    Para la crema mezclaremos la nutella, las avellanas y los barquillos y se los añadiremos a la nata montada con movimientos envolventes hasta que la mezcla esté uniforme.
    Para el baño poner el azúcar y el agua al fuego y llevar a ebullición, cuando el azúcar esté disuelto retirar del fuego y añadir el chocolate. Dejar reposar unos minutos y remover hasta que esté totalmente derretido. Reservar para que se enfríe y coja algo más de consistencia.
    Para las avellanas caramelizadas poner en un cazo el azúcar con el agua y dejar al fuego hasta que obtengamos un caramelo dorado. Pinchar cada avellana con un palillo y pasar por el caramelo dejando que quede una gota en suspensión para que quede bonita. Colocar sobre un papel encerado y dejar enfriar por completo antes de retirar el palillo. Tener cuidado porque el caramelo quema mucho y al enfriar es muy frágil.

    Una vez frío el roscón, partir por la mitad y rellenar con la crema. Cerrar y napar con el baño. Decorar poniendo en unas bolas un rosetón de nata y un Ferrero encima y en las otras espolvorear con los rizos de chocolate dorado y una de las avellanas caramelizadas.


    Ya se que ha sido muy muy larga esta entrada pero os aseguro que merece la pena aunque, eso sí, consistente es un rato.


    Vamos, que con un trocito vais bien servidos. Madre mía qué bomba!! Pero que deliciosa mezcla.

jueves, 5 de enero de 2017

Calabaza con cardamomo y semillas de nigella. Receta de Yotam Ottolenghi {Cooking the Chef}

    Muchas veces el desconocimiento de algunas materias nos lleva a equivocarnos de cabo a rabo. Digo esto porque antes, cuando pensaba en una dieta vegetariana, me venían a la cabeza platos aburridos con mucho verde, no obstante cuando he ido descubriendo su verdadera esencia he cambiado totalmente de opinión. El mayor responsable de este cambio ha sido precisamente el Chef propuesto para este mes en Cooking the Chef, el gran Yotam Ottolenghi, aunque no todas sus recetas son vegetarianas en todas toman gran importancia las verduras y todas están absolutamente deliciosas.
    En el blog podéis encontrar varias recetas suyas (aquí, aquí y aquí), todas ellas extremadamente sabrosas, realmente esta vez lo difícil ha sido elegir una sola. Esta pertenece al último de los libros que han publicado en castellano, Exuberancia.


    Ingredientes :
  • 20 g de mantequilla
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 170 g de cebolla roja
  • 1 kg de calabaza (tipo cacahuete o violín)
  • 30 g de pipas de calabaza
  • 1 y 1/4 de cucharaditas de semillas de nigella o neguilla
  • 1/2 cucharadita de comino molido
  • 1/2 cucharadita de cilantro molido
  • 1/4 de cucharadita de cúrcuma molida
  • 4 vainas de cardamomo ligeramente chafadas
  • 3 espirales de canela o una palito grande
  • 1 cucharada de azúcar extrafino
  • 200 ml de caldo de verduras
  • 150 g de yogur griego
  • 1 cucharada de hojas de cilantro picadas
  • sal
    La receta original además lleva 1 chile verde pero yo no se lo puse ya que, aunque me guste mucho el picante, ahora no puedo comerlo... una verdadera pena.


    Precalentar el horno a 220º C.
    Pelar, despepitar y cortar la calabaza en tacos de unos 3cm.
    Calentar la mantequilla junto al aceite en una sartén a fuego medio. Cortar la cebolla en juliana fina, echar en la sartén y dejar cocinar hasta que comience a ablandarse.
    Añadir los tacos de calabaza y dejar cocer a fuego medio-alto durante unos 10 minutos, removiendo de vez en cuando.
    Cuando empiece a cambiar de color retirar del fuego y agregar las pipas de calabaza, 1 cucharadita de semillas de nigella, las especias, el azúcar y 3/4 de cucharadita de sal. Si quieres echar el chile este será el momento cortado por la mitad a lo largo.
    Mezclar bien hasta que esté uniformemente repartido y echar en una bandeja honda y grande de horno ya que deberán quedar en una sola capa. Verter el caldo y hornear durante una media hora o hasta que la calabaza esté tierna al pincharla con la punta de una cuchillo.
    Dejar reposar otros 10 minutos para que el jugo se siga absorbiendo.
    Servir bien caliente con el yogur por encima. Espolvorear con las hojas de cilantro picado y el resto de las semillas de nigella.


    Toda una explosión de sabores y olores que te transportarán a tierras lejanas y exóticas, un plato absolutamente divino.


sábado, 31 de diciembre de 2016

Fudge de chocolate, nubes y azúcar moreno de Lorraine Pascale {Reto Cocinillas}

    Último día de este 2016 y no había tenido tiempo de pasar por aquí para felicitaros las fiestas. Este ha sido un año un poco complicado para mí aunque también ha tenido muy buenos momentos que son los que realmente se quedan en el recuerdo. No, no voy a hacer un repaso de lo que he vivido en él ni mucho menos, ni tampoco voy a relataros propósitos que probablemente no pueda llegar a cumplir por falta de tiempo. Ya os advertí que el ritmo del blog iba a ralentizarse y eso puedo asegurar que va a seguir igual en el 2017 ya que aún no he descubierto como estirar las horas.
    Como hoy es un día especial con una noche mágica no me enrollo más y os dejo la última entrada que, como es costumbre cada último día de mes, corresponde al reto Cocinillas Lok@s por Lorraine. Este mes tocaba reto dulce así que esta ha sido la propuesta elegida : Fudge de chocolate, nubes y azúcar moreno.


    La receta de Lorraine es muuuuuyyyy dulce así que, como no quería que se dispararan los índices de insulina de mi gente he reducido drásticamente la cantidad de azúcar. Además, como las nubes solo me gustan a mí he hecho mucha menos cantidad por si me tocaba atiborrarme a mí sola... craso error, solo me han dejado comer un par, buuuaaa. Bueno, aquí os dejo los ingredientes que yo he utilizado, esta es la receta de Lorraine.


    Ingredientes :
  • 25 g de mantequilla
  • 50 g de azúcar moreno
  • 50 g de leche evaporada
  • 75 g de nubes
  • 100 g de chocolate con leche postres picado
  • 25 g de chocolate negro postres picado
  • Aceite vegetal para engrasar
    Engrasar un molde cuadrado de 20cm y forrar con papel. Yo no hice nada de esto ya que con la mezcla rellené unos moldes navideños de silicona para bombones y tengo que decir que han quedado bastante aparentes, ¿o no?


    Poner la mantequilla, el azúcar y la leche a fuego lento hasta que el azúcar esté disuelto. Agregar las nubes, subir la temperatura y dejar hervir durante unos 5 minutos.
    Retirar del fuego y añadir los chocolates picados. Dejar 1 minuto para que empiece a derretirse y empezar a remover hasta que la mezcla esté uniforme. Haceros idea de que os va a costar un poco, por lo menos a mí me costó un mundo, y mi consejo es que utilicéis algo metálico para remover ya que la mezcla coge bastante calor. Yo empecé a remover con una espátula de silicona que fue directamente a la basura.
    Verter en el molde preparado y dejar reposar durante un par de horas. Como yo utilicé los moldes de bombones cuando bajó un poco la temperatura fui apretando un poco la mezcla para que entrara por todos los rincones y luego lo dejé terminar de enfriar.


    Una vez frío desmoldar y, si has utilizado un solo molde, cortar en cuadraditos.


    Aquí tenéis el resto de participantes de este mes :
  
    Susana de Té con limón y canela
    Teresa de Aurea's Kitchen
    Alicia de Pan, uvas y queso
    Mavi de Mandarinas y Miel
    Blanca de Menjar a ca la Blanca
    Bea de Sweet Cookies by Bea

lunes, 19 de diciembre de 2016

Bundt cake de turrón de Jijona

    Ha llegado la Navidad, parece mentira que esta sea la primera receta que publique este año sobre esta temática, así que ya me puedo ponerlas pilas si quiero ampliar mi recetario navideño este año.
    Creo que alguna vez os he contado que en mi casa la Navidad empieza a partir del 8 de diciembre, se adorna la casa, se come la primera tableta de turrón, pero hasta eso ha quedado sin hacer este año. Ha sido durante este finde cuando hemos empezado el turrón y sacado el árbol, aunque este último aún no está montado.
    Bueno, dejando aparte todo esto, aquí os traigo una verdadera maravilla que ya horneé el pasado año, salvo que entonces no me dio tiempo a sacar las fotos, se lo comieron en un plis plas.


    Esta es una receta ideal para terminar los restos de turrón que quedan después de las fiestas, aunque en mi casa como no lo hiciera ahora iba a ser bastante improbable hornearlo con los restos ya que aquí son inexistentes. De hecho he tenido que comprar una tableta solo para prepararlo.


    Ingredientes :
  • 300 g de harina
  • 150 g de azúcar
  • 40 g de miel
  • 4 huevos L
  • 170 g de mantequilla, a temperatura ambiente
  • 200 g de turrón
  • 200 ml de leche 
  • 1 cucharadita de levadura química
  • 1 cucharadita de bicarbonato 
  • 1/4 de cucharadita de sal 
  • Azúcar glass para espolvorear
    Engrasar el molde elegido con spray desmoldante, con ayuda de un pincel terminar de repartir procurando que entre bien en todos los rincones. Colocar boca abajo sobre papel de cocina para que escurra el excedente de grasa y reservar.
    Precalentar el horno a 180º C con calor de arriba-abajo.
    Tamizar la harina, la levadura, el bicarbonato y la sal. Desmenuzar con un tenedor el turrón de Jijona.
    Batir en un bol la mantequilla con el azúcar hasta que empiece a estar espumosa. Verter la miel y seguir batiendo hasta que blanquee y se vuelva cremosa. Añadir los huevos uno a uno, batiendo hasta que esté integrado antes de cada nueva adicción.
    Agregar el turrón desmenuzado y batir hasta que la mezcla esté uniforme. Incorporar la harina de tres veces alternando con la leche, mezclando entre medias hasta que esté bien integrado.
    Volcar la masa desde el mismo sitio, golpear sobre la superficie de trabajo con cuidado para que penetre por todos los rincones. Alisar la superficie con una espátula y hornear, sobre la rejilla, durante unos 50 minutos o hasta que al pincharlo con una brocheta esta salga limpia.
    Dejar enfriar sobre una rejilla durante unos 10 minutos dentro del molde. Pasado ese tiempo zarandearlo para que se suelte de las paredes, desmoldar sobre la rejilla y dejar que se termine de enfriar.
    Justo antes de servir espolvorear con azúcar glass.


    Una delicia para acompañar el desayuno, el café de después de comer, la merienda... vamos ideal para disfrutar a cualquier hora.


    Ni que decir tiene que este tampoco ha durado mucho, jejjjeje.

    Fuente : Mas dulce que salado

lunes, 5 de diciembre de 2016

Patatas a la riojana con el toque Torres {Reto Cooking the Chef}

    Otro mes que llego por los pelos al reto CtC, con lo que me gusta no me lo podía perder. Este mes no es un chef sino dos de los que teníamos que hacer una receta, los hermanos Torres. Como últimamente no tengo demasiado tiempo he optado por algo sencillo, unas patatas a la riojana... pero con el toque Torres.


    En esta ocasión las patatas son algo peculiares, muy al estilo de Sergi Arola por su forma, aunque con un sabor espectacular.


    Ingredientes :
  • 6 patatas viejas
  • 1/2 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de pimentón okal
  • 10 ml de vino blanco
  • Aceite de oliva
  • Cebollino
    Para el caldo*
  • 1 trozo de costilla de ternera
  • 2 chorizos tiernos ahumados
  • 300 g de panceta ibérica ahumada
  • 1 cebolla
  • 1 cabeza de ajos
    *El caldo es algo distinto que al que ellos hacen pero esto es lo que tenía en casa y no me daba tiempo a ir a comprar lo demás.


    Lo primero que haremos será el caldo, poniendo los ingredientes en una cazuela. Cubrir bien con agua y dejar cocer a fuego lento durante unas 2 horas y media. Colar el caldo cuando haya pasado el tiempo reservando las carnes y los chorizos.
    Cortar las patatas en cubos y elaborar un agujero en una de las caras con una cuchara parisienne. Dejarlas en un bol con agua para que pierdan la mayor parte de su almidón. Reservar los recortes de patata.


    Cortar la cebolla y los ajos y pocharlos en una sartén con un chorrito de aceite de oliva. Añadir las carnes y los chorizos reservados troceados y sofreír bien. Espolvorear con el pimentón  y rehogar pero con cuidado de que no se queme porque si no amargaría el guiso.
    Mojar con el vino y dejar que cueza hasta que este se evapore quedando el conjunto casi seco del todo. Agregar el caldo y los recortes de las patatas y dejar a fuego suave durante unos 15 minutos.
    Mientras poner las patatas en el caldo reservado con el agujero hacia arriba, sumergidas totalmente, y dejar cocer unos 10 minutos hasta que estén cocidas pero aún un poco tiesas. Sacar del caldo con ayuda de una espumadera y dejar boca abajo sobre un papel de cocina para que se escurran bien. Terminar de secarlas con cuidado y freírlas en abundante aceite bien caliente para que quede crujiente la capa exterior. Una vez fritas dejarlas boca abajo sobre un papel de cocina para que escurra el exceso de grasa. Triturar el contenido de la cazuela una vez que esté cocido, añadiendo un poco de caldo si quedara demasiado espeso, deberá tener la textura de una mousse.
    Poner las patatas en un plato y rellenar los agujeros, con ayuda de una cucharilla, con el triturado de las carnes. Colocar un trozo de cebollino como decoración y acompañar con un vasito de caldo, colado, bien caliente.
  

    Y solo queda dejaros el enlace al recopilatorio para que podáis disfrutar con el resto de las aportaciones.

    Fuente : Torres en la cocina

lunes, 28 de noviembre de 2016

Hinojo caramelizado y batata rellena de ricotta especiada

    Cuando comes todos los días fuera de casa tienes que agudizar el ingenio para que las comidas no lleguen a ser aburridas y si, además, consigues que estas sean sanas, divertidas y ricas mejor que mejor.
    Cuando descubrí esta receta tuve claro que tenía que prepararla sí o sí y, desde luego, no me equivoqué en absoluto, menuda delicia de plato.


    Hace tiempo que quería publicarla pero no me da más la vida y no había tenido demasiado tiempo.

    Ingredientes :
    Para las batatas
  • 2 batatas grandes
  • 1 chorrito de aceite de oliva virgen extra
  • Sal gorda
  • 1 ramita de tomillo
    Para el hinojo
  • 1 cucharada de mantequilla 
  • 1 chorrito de aceite de oliva virgen extra
  • 2 bulbos de hinojo medianos
  • 2 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 1 puñado de semillas de hinojo
  • 150 g de ricotta
  • Ralladura de lima kaffir
  • Escamas de sal negra
  • Pimiento d'Espelette molido
  • Un poco de eneldo fresco para espolvorear
    Precalentar el horno a 200º c.
    Lavar las batatas y pincharlas con la punta de un cuchillo. Untarlas con un poco de aceite de oliva y poner cada una sobre un trozo de papel de aluminio. Espolvorear con un poco de sal gorda y poner la mitad de la rama de tomillo sobre cada batata y cerrar ambos paquetes. Hornear durante 50 minutos. Comprobar que estén tiernas pinchando con una aguja. Reservar.

    Lavar los bulbos de hinojo y cortarlos en rodajas. Pelar y cortar en láminas los ajos.
    Poner en una sartén el aceite y la mantequilla y dorar los ajos y las rodajas de hinojo por ambos lados. Retirar y añadir en la misma sartén el azúcar dejando que comience a tomar color de caramelo rubio. Introducir de nuevo las rodajas de hinojo y de ajo en la sartén, espolvorear con las semillas de hinojo y mover ligeramente para que se recubra todo con el caramelo. Repartir en los platos y espolvorear con un poco de eneldo.


    Sacar las batatas del papel aluminio, partirlas por la mitad y colocarlas en los platos junto al hinojo. Repartir el ricotta encima de cada mitad y espolvorear con la ralladura de lima, las escamas de sal negra, el pimiento d'Espelette y unas ramitas de eneldo fresco.


    Servir bien caliente y preparaos para disfrutar de lo lindo.


    Fuente : Revista Slowly Veggie