Seguidores

domingo, 22 de abril de 2018

Bacon & Cheddar Soda Bread {#elpanperfecto}

    Hacía mucho mucho tiempo que no estaba metida en ningún reto panarra así que ya tenía mono. Es cierto que sí que, desde el pan de payés de Jordi Morera, he publicado alguna entrada de masa levada aunque de pan, lo que se dice pan, solo ha sido una, la focaccia de arándanos rojos, brie y romero , y hace también unos cuantos meses de ello.
    Arranca el reto #elpanperfecto, organizado por Marga (Azafranes y Canelas), con un pan sin amasados ni levados, sin duda el pan más sencillo de todos, un Soda Bread, donde el bicarbonato reaccionará con la acidez del buttermilk creando el dióxido de carbono suficiente para que el pan adquiera volumen.
    Como ya tengo publicado el más básico (pincha aquí), he querido preparar una variación de este, ya que no quería dejar de participar en el reto, y le he añadido bacon y queso cheddar.


    Este pan, que hoy llamamos irlandés, se hizo indispensable en cada mesa de aquel país ya que era el pan más fácil y menos caro que se podían permitir en el estado de pobreza en el que vivían, y así se quedó como pan tradicional. Más tarde, los inmigrantes que viajaron hasta América, se llevaron la receta de su pan con ellos y, poco a poco, comenzaron a enriquecerlo con diversos ingredientes. Mi aportación es una de las variaciones enriquecidas que he encontrado y, seguramente, una de las más deliciosas.


    Con las cantidades que yo os pongo salen un par de panes pequeños aunque, como son tan contundentes, bastan para acompañar una cena ligera.
    Este tipo de panes sin levado no aguantan blandos más que un par de días, aunque si os sobra algo, cosa que dudo con lo absolutamente deliciosos que están, los podéis rebanar y tostar en un poco de la grasa que haya soltado el bacon y... bueno, si estáis pensando en la operación bikini, mejor absteneros porque no vais a dejar ni las migas 😋😂😂


    Ingredientes :
  • 75 g de harina de trigo
  • 75 g de harina integral de trigo 
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • 1/4 de cucharadita de sal
  • 125 ml de buttermilk o leche agria*
  • 110 g de queso cheddar en taquitos
  • 100 g de bacon ahumado en trocitos
  • 1 cucharada de perejil fresco picado
    *Yo he utilizado leche agria. A 120 ml de leche le he añadido 2 cucharaditas de zumo de limón, lo he removido y dejado reposar 10 minutos antes de utilizarlo para que se cortara la leche.


    Precalentar el horno a 220ºC, con calor de arriba-abajo.
    Preparar la leche agria si habéis elegido esta opción y dejar reposar.
    Poner a fuego medio los taquitos de bacon en una sartén sin nada de grasa, para eliminar parte de la grasa del bacon, y dejar que se dore sin llegar a dejar que quede crujiente. Apartar del fuego, retirar el exceso de grasa y reservar.
    Mezclar en un cuenco las harinas, el bicarbonato, la sal, el perejil, el cheddar y el bacon. Hacer un hueco en el medio y verter la leche agria, remover. Terminar de integrar con las manos y formar una bola, en mi caso dividí la masa y formé dos, la masa será algo pegajosa pero manejable.
    Poner sobre una bandeja de horno espolvoreada con harina, aplastar ligeramente con las manos y, con un cuchillo afilado, marcar hacer una cruz bastante profunda pero sin llegar a cortar del todo el pan en cuatro.
    Hornear durante unos 25-30 minutos. La prueba perfecta para saber que el pan está bien cocido será golpear la base del pan con los nudillos, si suena a hueco ya estará hecho. Retirar del horno y dejar enfriar sobre una rejilla.


    La reacción de mi hijo cuando se lo dí a probar : "¡Joder, qué rico está! ¿Me das otro trozo?" Y, con eso lo digo todo ¿o no?

1 comentario:

Circus Day dijo...

Muero de amor, queda apuntada para darme un capricho un día de estos 😋😋😋
Besos