Seguidores

lunes, 14 de septiembre de 2015

Suquet de raya

    El otoño se va asomando tímidamente, las temperaturas van comenzando a descender y para comer empieza a apetecer el "cuchareo".
    Bueno, realmente a mí lo del "cuchareo" me apetece todo el año, aún recuerdo un verano de hace tiempo en Santillana del Mar (precioso pueblo que no te puedes perder si visitas Cantabria) que, con un calor infernal, nos metimos entre pecho y espalda un cocido montañés. Dios, qué bueno estaba aquello!!! Y qué manera de caernos chorreones de sudor por todos los poros!! Pero, desde luego, mereció la pena.
    Ahora, con los niños, tampoco faltan las lentejas y las sopas en todo el año y es que los genes se notan y son fieles amantes también de la cuchara, jejjeje.
    Pero vamos a lo que vamos, que me enrollo como una persiana jejjeje, hoy os traigo este rico guiso marinero donde la raya es la protagonista indiscutible del plato, aunque las patatas no tienen nada que envidiarle. Ufff, cómo están las patatas y el caldito!! De toma pan y moja.


    Ingredientes :
  • 2 alas de raya grandecitas
  • 1 cebolla
  • 1 pimiento verde italiano
  • 2 tomates de pera rallados
  • 4 patatas medianas
  • 1/2 litro de caldo de pescado
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1/2 cucharadita de pimentón
  • 1 hoja de laurel
  • Aceite de oliva virgen extra
    Para la picada
  • 2 dientes de ajo
  • 1 rebanada de pan del día anterior
  • 1 puñado de almendras crudas peladas
  • 1 pizca de sal
  • Unas ramas de perejil fresco
  • Unas hebras de azafrán
    Lo primero, sino habéis trabajado nunca la raya, oes aconsejo que pidáis a vuestro pescadero que la limpie porque, desde luego, no es moco de pavo. Vamos que precisamente una tarea fácil no es. Y, dicho esto, empezamos con la receta.

    Tostar las almendras en una sartén sin grasa y, cuando estén listas reservar en un mortero.
    Pelar y cortar muy fina la cebolla. Lavar, secar, retirar las pepitas y cortar en tiras finas el pimiento.
    Poner una cazuela de barro al fuego con un chorreón de aceite y añadir los ajos y la rebanada de pan de la picada en ella. Cuando todo esté bien dorado, retirar y añadir en el mortero donde hemos reservado las almendras. Echar unas cuantas hebras de azafrán.


    En el mismo aceite dejar pochar la cebolla y las tiras de pimiento. Cuando estén blanditos verter el vino y dejar cocer hasta que se evapore por completo. Añadir el pimentón, dar una vuelta, y a continuación los tomates rallados. Remover y dejar sofreír.
    Verter el caldo y agregar las patatas desgajadas, o sea, que no las cortéis sino que las arranquéis. Esto permitirá que salga el almidón interior lo que ayudará a espesar el guiso. Dejar cocer a fuego lento durante 15 minutos.
    Mientras terminaremos de preparar la picada.
    Lavar, secar y separar las hojas del perejil.


    Picarlas y añadir una cucharada al mortero junto a una pizca de sal. Machacar hasta que se forme una pasta no demasiado fina, se deben notar los trocitos de almendra, que aclararemos con un poco del caldo del guiso.
    Partir la raya en trozos grandes e introducir dentro del guiso junto a la hoja de laurel. Verter la picada por encima y remover con un ligero movimiento de vaivén para que se integre todo sin que se rompan las patatas.
    Dejar cocer durante otros 5 minutos más, añadiendo un poco de agua si veis si se espesa demasiado.
    Servir bien caliente.


    Lo que más me gusta de este pescado, y más todavía a mis chicos, es que no tiene espinas, tan solo unos pequeños cartílagos que se retiran la mar de bien.


    Un guiso de los de quitarse el sombrero, os lo aseguro.

4 comentarios:

Comoaguaparachocolate- myriam dijo...

Hola Vivi, a mi también me apetece el cuchareo todo el año, y este guiso con su picada ummmm, me gusta mucho. Besotes y bona nit.

abril dijo...

nena que platazo...me has dejado epaté... y yo quiero. Además nunca he probado la raya... y tengo muchas ganas. Una receta de 10!

Menjar a Cala Blanca dijo...

No he trabajado nunca la raya. La veo que la venden en la pescadería pero nunca se me ocurrió comprar. Vista la receta quizás que me lo pienso, que yo también soy muy de cuchara y los suquets me rechiflan!
Jajaja, yo también comí un Cocido Montañés en pleno mes de agosto :-D es la esforzada vida del turista, jajaja
Un petó, guapa!

Catypol dijo...

Ay, por favor! no te puedes ni imaginar lo gustosa de ver esta receta, además de encantarme la raya ya preparada así, me mueroooooo...en pocas semana estoy en Valencia, espero que podamos vernos aunque sea para un café, muaks guapa