Seguidores

lunes, 2 de febrero de 2015

Navettes marseillaises para La Chandeleur

    Hoy Francia celebra La Chandeleur (la Candelaria por nuestras tierras) donde lo tradicional es comer crêpes. Sin embargo en la Provenza la tradición es otra, allí lo tradicional es comer navettes, una especie de suave bizcocho con forma de barquita, con textura crujiente por fuera, ligeramente azucarados y con un delicioso y sutil aroma a flor de azahar. Y es, sin duda alguna, uno de los dulces más tradicionales de Marsella ya que fue allí donde nacieron en 1782, en el "Four des Navettes", y su receta esta celosamente guardada por sus propietarios desde hace más de 200 años.

  
    Unos dicen que nacieron para recordar una antigua leyenda del s.XIII donde una estatua de la Virgen embarrancó en las orillas del Lacydon que los marselleses tomaron como un signo del destino y un símbolo de protección.
    Otros dicen, sin embargo, que las navettes son una evocación de la barca de Isis o la que llevó a las Santas Marías (Jacoba, Salomé y Magdalena) a las costas de Provenza. Lo cierto es que son interpretaciones de las cuales no se puede asegurar su certeza. (Fuente : Marseille tourisme)


    La receta que he seguido es la del blog Dulces Bocados solo que reduciendo ligeramente la cantidad de agua de azahar para que el aroma y sabor sean más sutiles si cabe.
    Ingredientes (para 12 barquitas) :
  • 190 g de harina
  • 75 g de azúcar glass
  • 1 pizca de sal
  • 20 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 1 huevo
  • 1 y 1/2 cucharaditas de agua de azahar
  • 1 cucharada de levadura química (Royal)
    
    Tamizar en un bol la harina, el azúcar, la sal y la levadura.
    Batir ligeramente el huevo y añadírselo junto al resto de los ingredientes. Mezclar bien y amasar hasta conseguir una bola donde todos los ingredientes estén perfectamente integrados.
    Envolver en film plástico y dejar reposar en la nevera durante media hora.
    Dividir la bola en 4 partes y estirar cada parte en forma de cilindro de unos 2cm de diámetro y unos 21cm de largo. 
    Cortar en tres partes cada cilindro y afinar las puntas rodándolos con las manos.
    Con un cuchillo afilado pegar un corte profundo en el medio de cilindro, sin llegar a los extremos, y abrirlo con los dedos hacia los lados dándoles su característica forma de barquita. Colocar en una bandeja cubierta con papel de horno y meter de nuevo en la nevera para que repose durante una hora.
    Precalentar el horno a 200ºC, con calor de arriba-abajo.
    Hornear durante unos 15 minutos hasta que veáis que la superficie está ligeramente dorada, sacar y dejar enfriar sobre una rejilla.


    La verdad que no pensaba yo que iban a estar taaan ricas estas galletas. Su aroma y sabor me recuerda mucho a las rosquillas de naranja que se hacen en mi tierra, jejjeje, y su textura también.

4 comentarios:

A table con Carmen dijo...

Vaya, vaya, con la pasión que tengo yo por Francia y no conocía estas "barquitas", navettes.
Tienen buena pinta y las tuyas te han quedado monísimas, quiero probaaaarlas!

B7ssss y feliz semana ... por favor, con menos viento ;-)

Patricia Blanco Budia dijo...

Qué pinta más espléndida tienen!! Me ha encantado la historia!! Besitos, guapa!!

aranzazu sanchez dijo...

mmm que ricos! nunca he comido este tipo de galletas pero si son crujientes por fuera y medio blanditas por dentro como dices seguro que me encantan.,. me apunto la receta!!
un beso!
http://elbauldelasdelicias.blogspot.com.es/

Marisa G dijo...

Leí sobre ellas al preparar en navidad la Pompe à l'huile que se toma en Provenza en Navidad. Tienen una forma de lo más bonita y me parece que el sabor debe ser similar a mi receta por el aroma de azahar.
Besos