Seguidores

domingo, 5 de octubre de 2014

Islas flotantes sobre coulis de mango al cardamomo

    Todos sabemos que la forma más apetecible de adentrarnos en la cultura y las tradiciones de un país es a través de su gastronomía. Volvemos de nuevo a Francia para descubrir una receta dulce, aunque, en esta ocasión, con ciertos matices hindúes.
 

    Cuando las chicas de FoodBloggers Trotamundos, Aisha y Mon, nos hacían llegar las recetas propuestas por Aurélie para el reto de este mes donde el país de destino, por supuesto, era Francia pensé en hacer la tarta bourdaloue pero, casualidades de la vida, en el Saveurs de Septiembre me quedé prendada con estas islas flotantes y, como esta era la otra receta dulce propuesta, me puse manos a la obra.
    La única diferencia con la receta original que vi en la revista es que, aparte de reducir a la mitad las cantidades, al coulis de mango le he añadido una pizca de cardamomo. Me encanta como se complementan ambos sabores y me gusta el toque indio que le aporta al plato.


    Ingredientes (para 2 personas) :
  • 1 clara de huevo a temperatura ambiente
  • 50 g de azúcar + 2 cucharadas
  • 1/4 l. de leche
  • 1 mango pequeño
  • 1 puñado de avellanas
  • 1 chorrito de zumo de limón
  • 1 pizca de cardamomo molido
    Lo primero que haremos será preparar el coulis.
    Pelar el mango y quitarle el hueso. Cortar su carne en trozos y poner en el vaso de una batidora.Verter el chorrito de zumo, las 2 cucharadas de azúcary la pizca de cardamomo y batir hasta que se forme una crema. Reservar en la nevera.
    Pelar las avellanas y dorarlas en el horno, precalentado a 160ºC, durante 5 minutos. Ir volteándolas de vez en cuando para que se tuesten por igual. Pasarlas a un paño limpio y, tapándolas con el mismo, hacerlas rodar para quitarles la película marrón. Dejarlas enfriar y, con ayuda de un mortero partirlas en trozos.
    Batir la clara de huevo a punto de nieve. Cuando comiencen a formarse picos añadir los 50 gramos de azúcar poco a poco, sin dejar de batir hasta que el merengue esté firme y brillante.
    Poner la leche a cocer en un cazo a fuego suave y, cuando arranque el hervor, depositar delicadamente el merengue, dándole forma de quenelles con ayuda de dos cucharas. Dejar cocer durante unos 40 segundos por cada lado y sacar con una espumadera. Depositar sobre papel absorbente para retirar el exceso de leche.
    Verter el coulis de mango en un par de cuencos. Depositar encima las islas de clara de huevo y espolvorear con las avellanas tostadas reservadas.

 
    Como podéis ver en la foto se aprecia perfectamente el juego de texturas del postre. Un juego de texturas que hace que sea irresistible y delicioso.

6 comentarios:

Julia. Petites Sucreries. dijo...

Que delicia de copa, que bueno! un beso!

Bea, recetasymás dijo...

Que delicia chiquilla, ese toque de cardamomo me ha gustado mucho! Una pintaza increible!
Besotes guapa

aranzazu sanchez dijo...

madre mia pufff que buena pinta tiene con lo que me gusta el mango.... me encanta este postre

un beso!
http://elbauldelasdelicias.blogspot.com.es/

carmen - Rezetas de Carmen dijo...

Me gusta viajar y me gusta descubrir la gastronomia de los sitios, fabulosa receta!

Aisha dijo...

Qué delicia de postre!!! Dan ganas de probarlo!!
Ya te he puesto en el blog. Muchísimas gracias por participar también con la receta dulce.
besos

Mara. Más dulce que salado dijo...

Me encanta tu receta Vivi, tiene una pinta deliciosa !! un beso