Seguidores

miércoles, 30 de julio de 2014

Grissines, los palitos de pan italianos

    Otra vez estoy aquí, aprovechando un descuido de mi hijo le he birlado el ordenador porque ni os podéis imaginar el mono que tenía de blog.
    Este año tenía pensado cerrar por vacaciones durante el mes de agosto pero mi ordenador decidió jubilarse antes de tiempo y me he visto obligada a cogerlas antes de tiempo. De todas formas la mayor parte de las entradas que publicaré hasta septiembre serán entradas programadas, la mayor parte serán de retos en los que no he podido participar.
   Y hablando de retos no podía retomar esto más que participando en uno de mis preferidos, el reto panarra de Bake the world. En esta ocasión nos toca viajar a Italia y las chicas nos invitan a preparar grisines.


    La historia de estos palitos de pan es bien curiosa. Su creación se remonta a 1679 cuando el panadero de la corte Antonio Brunero, según las indicaciones del médico Theobald Pecchio, creo estos palitos para nutrir al pequeño duque de Saboya de Turín, el futuro Vittorio Amadeo II, que no podía digerir la parte blanda del pan.
    El nombre del pan parece que proviene de un pan que existía ya en 1300 en el Piamonte
    Los palitos le debieron de sentar de maravilla al principe porque gracias a su mejoría se hicieron tan famosos que hasta Napoleón, a pricipio del s.XIX creo un servicio de correo entre Turín y París para transportar los que él llamaba "les petits bâtons de Turin" 
    Y hasta existe una placa conmemorando su creación, jejjeje. (Fuente : El foro del pan)
    En España se les conoce también como colines y es así como los denomina Susana en su libro Pan con Webos Fritos, que es de donde he sacado la receta en la que me he basado y que, por supuesto, he variado ligeramente.

    Ingredientes :
  • 250 g de harina de fuerza
  • 130 g de agua (ella 140 g)
  • 20 g de aceite de oiva virgen extra
  • 5 g de levadura fresca
  • 5 g de sal
  • 1 cucharadita de miel (ella una cucharada)
    Mezclar los ingredientes enun bol con ayuda de una rasqueta.Volcar sobre la superficie de trabajo y amasar hasta que la masa se vuelva lisa y eslástica. Bolear y dejar reposar durante una hora tapada con un paño.
    Precalentar el horno a 220º C con calor de arriba-abajo.
    Forrar dos bandejas con papel de hornear.
    Volcar la masa en una zona sin harina y aplanala dandole forma de rectángulo de unos 25 x 45 cm. Pon una cantidad generosa de harina en otra parte de la encimera y coloca la masa encima.
    Con un cuchillo bien afilado corta tiras de unos 2 cm.


    En este punto yo retorcí ligeramente las tiras estirándolas un poco para dejarlas más finas y las corté por la mitad del mismo tamaño que la parte ancha de las bandejas de horno en las que las iba a hornear. Me salieron 32 grisines finos.
    Colocar las tiras enrolladas en las bandejas teniendo cuidado de que no se toquen unas con otras.
    Hornear unos 12 minutos hasta que tengan un bonito tono dorado. Dejar enfríar sobre una rejilla mientras horneamos la otra bandeja.


    La verdad que no me había puesto a hacer nunca este tipo de palitos de pan en casa y lo han devorado mis fieras, han sido visto o no visto. Vamos un éxito rotundo.


    La próxima vez haré la mitad de la masa, no porque les de tiempo a estropearse sino para que no les haga daño, jejjeje.

6 comentarios:

Patricia Blanco Budia dijo...

Bienvenida!! Menos mal que has podido tomar prestado el ordenador y brindarnos con esta receta tan buena!! Qué ricos!!! Yo estoy deseando hacerlos. Los tengo en mis pendientes. Bueno, a ver si se descuida otra vez y nos enseñas otra de tus recetas que estoy deseando verlas. Un besote, guapa.

Ana Melm dijo...

Tienen una pinta que se salen de la pantalla!!! Están estupendos, que bien que tu hijo se haya dejado birlar el ordenador un rato...

La rosa dulce dijo...

Uff, menos mal que vuelves, te hechaba de menos y tus recetas también. Perfectos los grissines, qué ricos deben estar.

Vanessa V. Br dijo...

Que hambre me esta entrando a estas horas viendo tantos grisinis, tienen una pinta muy rica!!

Besitos.

Suny Senabre dijo...

Vivi, qué buena pinta tienen!!! La verdad es que resultan ideales para tomar como picoteo, combinan con cualquier cosa, aunque así solos sin más están delicisosos.

Un besote,

La Cuina de l'Olga dijo...

Qué bonitos!!! Por la forma y por la decoración con la harina!!! Preciosos!!!
Saludos,
Olga