Seguidores

martes, 26 de abril de 2016

Crema de lombarda y remolacha

    La primavera definitivamente se ha instalado entre nosotros, las mañanas frescas se suceden de mediodías bastante calurosos y tardes especialmente apropiadas parar pasear.
    Aunque en Valencia la verdad que ya no apetece mucho comer de caliente, no me he podido resistir a preparar esta versión del puré, que a finales de febrero, nos enseñaba Bea (pincha aquí) aprovechando los últimos ejemplares de estas verduras de invierno.


    Con una crema tan tan rosa, bueno más que rosa es lila, sabía que mi hija, la de el rosa es definitivamente mi color preferido, además de estar encantada no iba a rechistar siquiera cuando la presentara el plato delante pero, sinceramente, no pensaba yo que mis chicos no protestaran a la hora de comer algo tan colorido, jejjeje, y ha sido todo un éxito.Vamos que esta receta es de las que pasará a formar parte de mis habituales de invierno.


    Os aviso que tanto para pelar y cortar la remolacha como para trocear la lombarda os pongáis unos guantes, salvo que os apetezca tener un bonito color rosado en las manos durante unas cuantos horas, que es exactamente lo que me pasó a mí.


    Ingredientes :
  • 600 g de lombarda
  • 1 bulbo de remolacha cruda
  • 2 ramas de apio
  • 1 puerro
  • 1 manzana grande
  • 400 ml de agua
  • Sal 
  • Pimienta negra de molinillo recién molida
  • 200 ml de nata líquida
  
    Cortar la lombarda en trozos y pelar la remolacha y trocearla... como os he dicho antes os aconsejo usar guantes.
    Lavar, quitar los hilos del apio y cortarlo en trozos, reservando unas cuantas hojas para adornar el plato. Quitar el extremo y la parte más verde del puerro, lavarlo bajo el grifo para quitar la tierra que pueda tener y cortarlo en rodajas gruesas.
    Pelar, cortar en cuartos y descorazonar la manzana.
    Poner una cazuela con el agua a fuego alto y añadir todas las verduras troceadas y la manzana. Salpimentar. Cuando rompa el hervor bajar a fuego medio y dejar cocer hasta que estén tiernas, desespumando de vez en cuando para quitar las impurezas que vayan subiendo a la superficie.
    Triturar hasta que quede fina y añadir la nata. Remover y rectificar de sal y pimienta. Volver a calentar con cuidado de que no rompa a hervir.
    Repartir en platos y adornar con las hojas de apio reservadas y un chorrito más de nata.


    Rica no, lo siguiente.

1 comentario:

Mayte Garcilles Garcilles dijo...

Menuda pintaza tiene y que mezcla más guay, debe de estar de miedo, tomo nota que esta maravilla no me la pierdo
Besos guapetona