Seguidores

martes, 29 de marzo de 2016

Leche frita con Thermomix

    Ya os pensaríais que este año no os iba a dejar ninguna receta típica de la Pascua y, la verdad, es que entre lo que me duelen las manos, las vacaciones escolares y el poco tiempo disponible que tengo cada vez hago menos repostería casera.
    Hace tiempo, mucho tiempo, que no hacía leche frita en casa, algo casi inexplicable teniendo en cuenta que es uno de los dulces pascueros, junto a las torrijas, que más me gusta. Sin embargo torrijas si que hago todos toditos los años, de hecho tengo publicadas varias recetas de ellas ( pincha aquí, aquí y aquí) y no descarto sorprenderos con alguna nueva variación.
    El no decidirme ha hacerla quizás sea porque, aunque como ya os he comentado sea un dulce pascuero tradicional, mis recuerdos de ella estén asociados a la siguiente estación del año. La bandeja de leche frita, los polos de gaseosa de naranja y la leche condensada cocida de mi abuela, siempre estaban presentes en las visitas a su casa, el molino, en las vacaciones de verano.
 

    Este año parece que este postre me perseguía, lo he visto publicado en numerosos blogs de cocina, y ha sido esto lo que al final me ha hecho decidirme a buscar una receta. La receta que he elegido ha sido la que Thermorecetas tiene publicada, ya que no quería hacer demasiada cantidad, y esta utiliza tan solo medio litro de leche, aunque yo le he puesto algo menos de azúcar. Ni que decir tiene que está preparada con Thermomix.


    Ingredientes :
  • 500 ml de leche entera
  • 90 g de azúcar 
  • 50 g de harina 
  • 30 g de maicena
  • 2 huevos 
  • 1 palo de canela
  • La piel de 1 limón
    Para rebozar
  • 1 huevo
  • Harina 
  • Aceite de girasol para freír 
  • Canela en polvo y azúcar 
 
   
    Poner en el vaso la leche, el azúcar, la harina, la maicena y los huevos y batir 15 seg, vel. 4
    Colocar la mariposa en las cuchillas y añadir el palo de canela partido en dos y la piel del limón. Cocer 11 min, 90º, vel. 2. La receta original cuece la crema un par de minutos menos pero a mí, con ese tiempo, no terminaba de estar suficientemente espesa así que le puse un poco más.
    Mientras se hace la crema engrasar ligeramente un molde de rectangular, yo utilicé uno de 24x14.
    Retirar el palo de canela y la piel de limón y verter la crema en el molde preparado y cubrir con plástico de cocina. El plástico tiene que estar en contacto con la crema para que a esta no se le forme costra, vamos igual que se hace con la bechamel de la masa de croquetas.
    Dejar enfriar y meter en la nevera hasta que esté bien frío y cuajado, mejor dejarlo toda la noche.
    Retirar el plástico y cortar en porciones. Pasar cada una por harina y huevo batido y freír en abundante aceite caliente hasta que queden bien doraditas por ambos lados.
    Sacar, colocar sobre un plato cubierto con papel de cocina, para retirar el exceso de grasa, y dejar templar. Rebozar en una mezcla de azúcar con un poco de canela y colocar en una bandeja.
    Servir una vez que se hayan enfriado del todo.


        Queda super rica y es tan tan rápida de hacer que no tardaré en volver a prepararla. Ahora que, tardaron en comérsela tan poco como lo que yo había tardado en preparar la crema, jejjeje.

1 comentario:

dulcetradiccion dijo...

Qué jugosita se ve, con lo que me gusta la leche frita, ¡me he quedado salivando delante de la pantalla! Sylvain