Seguidores

jueves, 2 de octubre de 2014

Soufflé de patatas con queso

    Después de acabar Septiembre un poco como toma de contacto con la rutina comenzamos ya Octubre con sus días más cortos, las clases por las tardes de los niños, las extraescolares, y lo único que nos salva de volvernos locos es pensar en nuevas escapadas, a veces de viajes imposibles a tierras distantes, otras a destinos más cercanos y asequibles, y la más rápida forma de desplazar nuestros pensamientos a esos lugares es cerrar los ojos e imaginarnos en ellos a través de olores y sabores propios de sus cocinas. Hoy, por ejemplo, nos podemos imaginar sentados a la mesa de un pequeño bistrot cercano a la torre Eiffel degustando esta pequeña maravilla, un delicioso soufflé.


    De nuevo  comenzamos a descubrir un poco más de la cocina de otros países junto a las chicas de FoodBloggers Trotamundos : Aisha (La cocina de Aisha) y Mon (April's Kitch)
    En esta ocasión es Aurélie, del blog La chef A, la encargada de elegir destino : Francia, no podía ser de otro modo, y proponernos las recetas para este mes.
    Cómo ya podéis imaginaos por la foto anterior y el título de la entrada, mi elección entre los platos salados ha sido el soufflé.
    La verdad es que ya había hecho soufflés antes, incluso tengo publicado uno en el blog (pincha aquí) pero nunca lo había hecho de esta manera. La base de mis soufflés siempre había sido una bechamel pero este es bastante más sencillo y está hecho solo con patata y huevo.


    La receta es la misma que Amélie tiene en su blog (aquí) y que Aisha nos mostró en su entrada de presentación del reto (aquí), bueno casi la misma porque Yo he variado alguna cosilla y es que no me puedo contener sin darle mi toque a cualquier plato. Además lo hice en moldes individuales.
    Pero no me enrrollo más, vamos al lío.
    Ingredientes :
  • 500 g de patatas harinosas
  • 4 huevos
  • 50 g de queso Grana Padano rallado
  • 1 cucharadita de mostaza a la antigua
  • Sal
  • Pimienta negra recién molida
  • Mantequilla para engrasar los moldes
  • Pan rallado para espolvorear los moldes
 

    Pelar, cortar en dados las patatas y cocerlas en abundante agua con sal hasta que estén tiernas.
    Escurrir, chafarlas hasta reducirlas a puré y dejar que se enfríen.
    Separar las claras de las yemas. Poner en un bol estas últimas, mezclar con el puré de patatas, el queso rallado y la mostaza a la antigua. Salpimentar.
    Montar las claras a punto de nieve con una pizca de sal hasta que se formen picos fuertes.
    Añadir la mezcla de patata poco a poco mezclándola con movimientos envolventes para evitar que se bajen.
    Precalentar el horno a 220ºC.
    Engrasar los moldes con un poco de mantequilla y espolvorearlos con pan rallado. Ellas en sus recetas encamisan los moldes con harina pero a mí me gusta hacerlo con pan en los soufflés, además de evitar que se peguen queda una costrita crujiente que está riquísima.
    Rellenar los moldes con la mezcla, con esta cantidad hay para 4 moldes individuales.   
    Meter al horno durante unos 25 minutos hasta que haya subido y esté dorado.
    Servir enseguida porque puede bajarse rápidamente.


    Para que el soufflé tome su característica forma de sombrero hay un truco bastante sencillo, solo tenemos que pasar el dedo por todo el borde de los moldes.


    Me encanta lo esponjoso que queda y cuando muerdes alguna de las semillas de mostaza es una auténtica explosión de sabor en la boca. Eso sí, hay que comerlo caliente porque si se enfría pierde mucho.

4 comentarios:

El Mito del Sofrito dijo...

Te ha quedado delicioso ,yo nunca he hecho soufflé ,vale la pena probarlo.
La verdad es que creía que era más complicado.
Un besito
Lourdes

Aisha dijo...

Te quedó espectacular! Me encanta presentado en esos cuencos
Muchísimas gracias por participar. Ya te puse en el blog del reto
besos

Teresa @ Aurea's Kitchen dijo...

Nunca he hecho ni probado el souffle, me da bastanta miedo hacerlo. Pero el tuyo ha quedado espectacular, y en porciones individuales creo que es la presentación más bonita que puede haber.

Besos

Mara. Más dulce que salado dijo...

Que rico vivi, ya me imagino sentada viendo la Torre Eiffel y tomando ese rico soufle, no lo he prepearadonunca y tengo muchas ganas de hacerlo. Un beso