Seguidores

lunes, 18 de agosto de 2014

Ensalada de pasta, salmón y pepinillos con vinagreta de miel y mostaza

    Siempre he dicho que lo más apetecible en verano es una rica ensalada bien fresquita. Aunque en casa los platos de cuchara no dejan de prepararse en todo el año, cuantas veces me he encontrado comiendo un buen cocido o unas alubias con una mano y en la otra un abanico, una ensalada es lo que mejor sienta si después de comer tienes que moverte a algún sitio... porque con el cocido o las alubias lo más lejos que puedes llegar es al sofá, jejjeje.
    Las ensaladas las puedes preparar de muchas maneras y con muy variados ingredientes pero a mi me gusta meterle siempre algo de pescado y, en este caso, el pescado elegido ha sido un riquísimo salmón ahumado.


    Aprovechando que me quedaban unas preciosas mariposas arco iris de pasta, que no llegaban para hacer con ellas solas un primero, me decidí a prepararlas en ensalada y así poder engordar el plato... aquí se aprovecha todo, que no estamos como para tirar nada.
    Lo primero que se me ocurrió fue añadirle trocitos de salmón ahumado y como lo mejor que le va al salmón son los encurtidos y me quedaba un puñado de pequeños pepinillos en vinagre, fueron para dentro de la ensaladera también.


    Ingredientes :
  • 1 bolsa de rúcula + canónigos
  • 200 g de mariposas de pasta
  • 100 g de salmón ahumado
  • 1 puñado de pepinillos en vinagre
    Para la vinagreta de miel y mostaza
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 2 cucharadas de vinagre de vino blanco
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • 1 cucharada de mostaza a la antigua
  • 1/2 cucharada de miel
    Cocer la pasta en abundante agua salada durante el tiempo que nos indique el fabricante, escurrir y enfriar bajo el grifo de agua fría. Rociar con un poco de aceite de oliva virgen extra, remover para que no se peguen y queden sueltas unas de otras y reservar.
    Cortar el salmón en tiras y enrollarlas para formar rosas.
    Escurrir los pepinillos.
    Poner en una ensaladera la mezcla de rúcula y canónigos. Repartir las mariposas, las rosas de salmón y los pepinillos por encima. Reservar en la nevera mientras hacemos la vinagreta.
    Poner todos los ingredientes de la vinagreta en un bote de cierre hermético y cerrar bien. Agitar enérgicamente el bote hasta que esté todo mezclado y se observe que haya emulsionado.
    Aliñar con la vinagreta la ensalada justo antes de servir.


    La receta de la vinagreta es una mezcla de dos recetas del blog "Las salsas de la vida", la de la vinagreta de mostaza y la de la salsa agridulce de mostaza y miel.

2 comentarios:

Mara. Más dulce que salado dijo...

Este tipo de ensaladas son perfectas para el verano, me encantan. Te ha quedado de lujo, besos

Las chachas dijo...

Qué bonita con la pasta de colores, y la combinación de sabores todo un acierto.
Un saludo de las chicas de Cocinando con las chachas