Seguidores

miércoles, 22 de mayo de 2013

Baguettes de "La cocina de Babette"

    Después de probar las baguettes con masa madre natural ya solo me quedaba intentar hacerlas con el método directo que Bea, de "La cocina de Babette" así que, dicho y hecho...
    Aquí os pongo como las preparé Yo. Aquí tenéis el enlace de como os lo explica Bea en el foro del pan.


    Además esta es mi segunda aportación este mes para el reto de "Bake the world"


    Ingredientes :

  • 393 g de harina blanca T55
  • 257 g de agua
  • 5 g de levadura fresca de panadería
  • 8 g de sal
 

    Mezclar bien la harina y el agua en un bol. Dejar reposar durante una hora.
    Volcar la masa en la superficie de trabajo y añadir la levadura amasando un par de minutos para integrarla.
    Añadir la sal y amasar otros dos minutos. Dejar reposar 5 minutos. Empezar a amasar hasta que la masa esté elástica, suave y satinada.
    Bolear y meter en un bol ligeramente aceitado. A la hora doblar la masa dentro del bol. cubrirlo con film plástico y meterlo a la nevera. Antes de irme a dormir la volví a dar otro doblez y la dí la vuelta antes de dejarla toda la noche.
    Al día siguiente, sacarla de la nevera 2 horas antes de cuando tengas previsto hornearla. Nada más sacarla de la nevera dividir la masa en 4, de unos 160 g. cada parte, y preformar las baguettes.
    Dejar reposar, cubiertas, durante unos 20 minutos. Terminar de formarlas y colocar sobre un papel de horno y cubrir de nuevo.


    A la media hora encender el horno a 250º C  con una bandeja en el medio y otra en la parte de abajo. Cuando casi haya doblado, greñar las baguettes (en este vídeo Bea lo explica genial), deslizar el papel de horno sobre la bandeja que está a media altura y echar agua hirviendo en la bandeja de abajo para crear vapor. Bajar la temperatura a 200º C.
    A los 10 minutos dar la vuelta a la bandeja, sacar la bandeja de abajo con el agua y dejar unos treinta segundos más la puerta del horno abierta para que se escape todo el vapor.
    A los 5 minutos, dejar abierta la puerta del horno solo una rendija para que se terminen de secar las baguettes. Después de otros 5 minutos sacar del horno y poner sobre una rejilla con patas.


    Las baguettes se deben consumir preferentemente en las primeras 4 horas. En esta ocasión no fui capaz de hacer un greñado decente, como se puede apreciar en las fotos pero, aún así, el pan estaba riquísimo.


    Y la miga quedó perfecta ¿qué os parece?


    Además tuve la suerte de encontrar la harina perfecta para hacerlas en Carrefour. Casualmente la harina especial para repostería de su marca blanca pone claramente que es una T55 ¡qué suerte! Y, aunque seguro que es bastante peor que las que venden en sitios especializados en harinas, para empezar no está nada mal.

9 comentarios:

taller de azúcar dijo...

Estupendas tus baguettes, lo del greñado a mí también me ha costado, cuestión de practicar, ¿no?
Saludos
Vicky

Laurel y Menta dijo...

Pues la miga nos parece perfecta, qué bonitas te han quedado,
la verdad es que hornear en casa merece la pena, las nuestras apenas duraron para sacar la foto,

besos

Teresa dijo...

Que buena pinta tienen¡¡¡ Me encanta seguir tus aventuras con la masa madre.

Besos

La cajita de nieveselena dijo...

Que buenas, la verdad es que yo no las he hecho con masa madre y me han quedado de lujo.
Nieves

Aisha dijo...

Me encantan tus dos propuestas... fantásticas tus baguettes!
besos

Joaquina dijo...

Te quedaron unas baguettes estupendas, y con una miga irresistible.. que buena pinta!! Besos,

Jose dijo...

Te han quedado unas baguettes dignas de un buen bocata. Saludos panarras.

natalia dijo...


Geniales, menudas baguettes, parecen de exposición!

Felicidades, nos vemos en la propuesta de junio.

Un saludo!
natalia

Milia dijo...

Lamento no haber pasado antes a ver tus baguettes, pero tu comentario fue enviado a la bandeja de Span...ignoro por que, y lo he descubierto por pura casualidad.
Lo cierto es que te han quedado, pero que muy bien, y la miga se ve estupenda, y en cuanto al greñado, a mi también me cuesta cogerle el punto.
Un bico