Seguidores

jueves, 31 de enero de 2013

Pan de espelta integral y masa madre. La #experienciapanarra continúa

    Ya tenemos aquí un nuevo #diade llegado desde Twitter, en este caso se trata del #diadelaespelta. No sé de quién partió la idea, lo único que se es que el logo, en esta ocasión, está hecho por  ManuCatman ¿a qué es chulo?
    (El logo no es de MaunCatman sino de Caty del blog "Circus day". Los organizadores si que han sido ambos) 


    Pero empecemos por el principio ¿qué es la espelta? La mayoría sabemos que es un cereal, pero quizás lo que no sabíamos es que este cereal se lleva cultivando desde hace más de 7000 años y está considerada como el origen de todas las variedades de trigo actuales (Fuente : mi herbolario). Por lo tanto es bien merecido que tenga un #diade.

    Y para este día y siguiendo la dinámica de #experienciapanarra en el que estoy metida últimamente no podía hacer otra cosa que no fuera pan y, por supuesto, hecho con masa madre, jejjeje.


    Mi receta es una mezcla entre la receta de Pam y la de Su, ya que está hecha con masa madre pero no en cocotte. Además opté por hecer un pan mediano, lo que me permite seguir haciendo mis pruebas con la masa madre y diferentes cereales... a ver quién es el guapo que compra pan ahora, jejjejeje.
    Ingredientes :
  • 125 g de harina de fuerza
  • 125 g de harina de espelta integral
  • 5 g de sal
  • 2,5 g de azúcar
  • 1/2 cucharadita de aceite de oliva virgen extra
  • 150 ml de agua tibia
  • 110 g de masa madre al 100% de hidratación
    Primero comenzaremos mezclando las harinas con la sal y el azúcar. Hacer un hueco en el medio e incorporar el aceite. Ir añadiendo el agua poco a poco y remover hasta que se forme un engrudo.
    Agregar la masa madre, cuando esta esté en su punto más alto de fermentación, y mezclar bien. Yo lo hice manualmente y tengo que decir que cada vez me gusta más la sensación de estar creando algo, de ir notando la transformación de la masa. Antes, la verdad, me daba un poco de grima pero ahora le estoy pillando el tranquillo y cada vez disfruto más.


    Cuando la masa ya esté bien trabada ponerla sobre la mesa de trabajo, que deberá estar ligeramente aceitada. Amasar 10 segundos y dejar reposar 10 minutos. Repetir este proceso otras 4 veces más... es alucinante poder como la masa va cambiando, parece que se amase ella sola. La última fermentación la dejaremos hacer en un bol ligeramente engrasado.
    Dejar levar hasta que doble. Yo la metí a la nevera durante toda la noche. Sacar del bol y hacer unos cuantos plegados, Yo hice tres, y darle forma de bola recogiendo bien la masa hacia abajo para crear tensión.
    Echar bien de harina en un paño, metiendolo en un bol para que no pierda la forma, y poner la bola dentro con la costura hacia arriba. Espolvorear con más harina y terminar de taparlo, abrigándolo con las puntas del paño. Volver a dejarlo levar hasta que doble.  
    Precalentar el horno a250º C con calor de arriba- abajo. Sacar la bandeja del horno y volcar con cuidado el pan sobre ella para que no se rompa ni se desgarre.
    Vaporizar las paredes del horno con agua, bajar la temperatura a 220º C y dejar cocer durante 25 minutos, hasta que esté dorado y crujiente.
    Sacarlo del horno y dejar enfríar sobre una rejilla.


    Sabremos que está bien hecho cuando al darle unos golpecitos con los nudillos el pan suene a hueco.


    Tendremos que dejar durante por lo menos 8 horas sin abrir par que la miga se asiente, ya que está elaborado con masa madre, ese es un consejo de Pam que Yo no he podido seguir porque no me he podido resistir a tirarle mano y pegarle bocao, jejjeje. En cuanto a estado frío, unas 3 horas, me he avalanzado como una loca sobre él... ya no podía resistir más  ¿Os habéis fijado en la miga que tiene?


    ¡Qué maravilla, por Dios! Y lo bueno de los panes elaborados con masas madre es que duran en perfecto estado unos cuantos días.


    El sabor es increible, la espelta le dá un gusto suave y delicado, de hecho en Francia es considerado como el cereal más gourmet de todos. Aunque ya el olor que desprende nos da una ligera idea de la delicia que tenemos delante y estamos a punto de degustar.

4 comentarios:

Mi toque en la cocina dijo...

No me extraña que no te pudieras resistir, tiene una pinta increíble y seguro que el olor ya alimentaba.
Un besito desde Las Palmas.

Maite Entucocinayenlamía dijo...

Jo, qué pinta más rica!
Yo no he hecho nada con espelta, no sé cómo resulta. Pero es cierto que el pan con masa madre es una pasada. Y éste te ha quedado de traca :)
Besotes

Sus dijo...

Te ha quedado un pan estupendo, la masa madre es mucha masa madre, vale la pena la espera!

nancy dijo...

Toma ya!! Pedazo de pan!! Estás hecha una panarra !!!